El posible pacto de pesca no incluirá a las islas Azores

R. D. – V. P. | Santa Cruz de Tenerife

Lo aseguró ayer el viceconsejero de Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Soto, que, a preguntas de DIARIO DE AVISOS en su visita a la cofradía de pescadores de Los Cristianos, en Arona, reconoció que el miércoles de esta semana había sido informado desde la Secretaría General de Pesca del Ejecutivo estatal de que el ministro Cañete analizó con su homóloga portuguesa la puesta en marcha de las negociaciones para retomar la renovación o nueva creación de un acuerdo de pesca que permita capturar a los atuneros canarios en aguas lusas del archipiélago de Madeira, sólo en esta zona, que los pescadores de Azores no quieren repetir la fórmula que funcionó en el bienio 2009-2010. Ésta consistió en permitir que atuneros canarios pescaran en aguas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Portugal cercanas a Madeira (hasta 200 millas náuticas) a cambio de que España hiciera lo mismo en Canarias para la flota con base en aquel archipiélago luso, en este caso para la extracción de la especie objetivo de esos barcos, el sable negro.

El viceconsejero canario de Pesca confirmó la noticia que en la edición de ayer adelantó este periódico, y la misma fuente avanzó que se ha procedido a la redacción del borrador del nuevo acuerdo, documento que será trasladado a ambos gobiernos regionales para que lo analicen y hagan sus propuestas o alegaciones. Sobre que Azores se haya borrado, el responsable político dijo que peor hubiera sido que eso mismo se diera con Madeira, que es la zona de pesca controlada por Portugal más cercana para las embarcaciones de Canarias y además es verdad que fue en los años 2009 y 2010 donde se pescó y se hizo mancha, e incluso donde hubo un apresamiento por supuestamente capturar dentro de las 12 millas de aguas jurisdiccionales, algo que el convenio pesquero que expiró en 2010 no permitía, salvo que se tratara de la captura de carnada, de cebo vivo, o sea, de pequeños pelágicos.

Juan Manuel Soto dijo que las ayudas para tripulantes y armadores afectados por el cierre de los caladeros gestionados por Marruecos están al llegar. Desde la primera fecha que dio el ministro Cañete, ya se acumula un retraso de varias semanas, y la convocatoria sin publicarse.