Güímar >

El presupuesto de Güímar recoge la deuda del año 2009 con los funcionarios

Carlos Romero, en el centro, fue el encargado de explicar el presupuesto municipal. / FRAN PALLERO

NORBERTO CHIJEB | Güímar

El un pleno tenso, pero menos largo de lo esperado, el grupo de Gobierno del Ayuntamiento de Güímar aprobó ayer los presupuestos generales para 2012, que tuvo que variar para incluir en los 12.415.943,64 euros (un 5,09% menos que en 2011), 215.000 euros que le corresponde en atrasos no cobrados por el personal del Ayuntamiento (77 personas) durante el año 2009, según sentencia judicial tras denunciar el grupo entonces gobernante un convenio firmado en 2007 en que se recogían una serie de mejoras laborales ahora abolidas, aparte de un seguro con Adeslas, prótesis dentales y servicio óptico.

El convenio lo puso en marcha el propio alcalde, Rafael Yanes, cuando aún no había llegado la crisis, y que ahora se ha visto obligado a denunciar -no se hará efectivo en 2010 y 2011, algo a lo que se oponen los sindicatos- ante los ajustes presupuestarios que se han tenido que hacer en todas las partidas-, recordando el alcalde que desde 2007 se han dejado de ingresar en concepto de REF e impuestos sobre la construcción 8,5 millones de euros.

Números “tozudos”

“Las palabras son volátiles, pero los números tozudos. Con esos ingresos nos hubieran sobrado 7,5 millones para pagar ese convenio con los trabajadores, que bien merecido tenían el aumento”, dijo Yanes en contestación a Javier Mederos, de CC; Francisco Hernández, de Agrupación por Güímar y Gloria García, de Sí se puede, quienes votaron en contra de los presupuestos al entender que no eran todo lo austero que deberían ser y en algunos casos, como señaló el portavoz municipal de CC, porque “no se recogen en ellos las deudas con algunas empresas de servicios o la última sentencia de la Era de Don Miguel”.

En este último caso, el concejal de Hacienda, Carlos Romero, indicó que “no puede estar presupuestada porque es una sentencia en primera instancia y vamos a recurrir”. Sin embargo, Mederos, muy combativo toda la mañana, invitó al alcalde a “marcharse” en caso de que no “pueda pagar las deudas”, al entender que ha dejado al Ayuntamiento en “bancarrota”. Romero le contestó llamándole “pájaro malagüero que anuncia el final del mundo para el pueblo”.

Romero hizo hincapié en que “se pagarán las deudas contraídas con las empresas de servicios y sus proveedores, porque tenemos crédito para ello, aunque no liquidez”, comentó, a la vez que remarcó que “el centro infantil -costó 880.000 euros construirlo gracias al Plan E- se pondrá este año en funcionamiento llegue o no llegue el dinero que le pidió la Fecam a la Consejería de Empleo del Gobierno de Canarias”.

En los presupuestos se recogen 116.000 euros para esa guardería y solo 209.229 en inversión y 84.000 para obras y servicios.