Santa Cruz de La Palma >

El temporal destruye el trabajo de cuatro meses en el frente marítimo

El temporal ha obligado a suprimir los aparcamientos como medida de seguridad a la espera de que el tiempo mejore. / ACFI PRESS

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

La virulencia del temporal que azotó el frente marítimo de Santa Cruz de La Palma, con olas que en la tarde y la noche del domingo superaron la altura del espigón del muelle, “han destrozado el trabajo de cuatro meses” realizado por la empresa Fomento en el marco del proyecto de construcción de la futura playa capitalina. Así lo reconocía el alcalde de la ciudad, Sergio Matos, quien destacó que la restricción de uso de más de un centenar de aparcamientos en la zona se debe a “motivos de seguridad” y tienen carácter “transitorio”, por lo que se recuperarán en los próximos días, una vez se restablezca el buen tiempo y el mar vuelva a estar en calma.

El mal tiempo y la fuerza del oleaje obligaron en la tarde del domingo a la retirada de una grúa de gran tamaño “por miedo a que el mar se la llevara”, así como a la acometida de trabajos de limpieza de la carretera, que también quedó intransitable durante horas por la gran cantidad de barro y piedras que la marea desplazó, lo que también obligó a llevar a cabo la retirada de todos y cada uno de los vehículos aparcados en la vía. Los daños son visibles en la zona norte de la avenida, donde se habían iniciado los trabajos previos a la construcción del dique norte, una zona donde “se trabaja para intentar minimizar los daños que se han producido”, explicó el regidor local.

Obra fundamental

El alcalde expresó su deseo de que “cuanto antes la empresa vuelva a su ritmo normal de trabajo” para evitar retrasos en una obra que defendió como “fundamental para la ciudad, no sólo como playa y por el desarrollo que va a permitir, sino como protección del frente marítimo de Santa Cruz de La Palma”. Sergio Matos reconoció, refiriéndose al temporal y a los violentos embates de la marea que “que esto podía ocurrir”, para a continuación precisar que los inconvenientes derivados del mal tiempo no tienen porque suponer una ampliación de la ficha presupuestaria del proyecto, dado que “la empresa debe haber contratado los seguros necesarios en este tipo de obras”.

Varios vecinos de Santa Cruz de La Palma advertían ayer que de no haber existido el terreno ganado al mar después de cuatro meses de trabajo, “el mar hubiera entrado en la Avenida y en muchos negocios que están en ese frente como ya ha ocurrido en otras ocasiones”.

La gerente de la Asociación del Casco Histórico de Santa Cruz de la Palma, Eva Gloria Álvarez, reconocía que “esta es una nueva mala noticia para los comerciantes” porque “supone la supresión de aparcamientos y eso no es nada bueno porque baja la afluencia a la zona comercial”. Estos son días malos para el sector del comercio en la ciudad, que teme que la situación se reproduzca con cada nuevo temporal de mar. El factor ambiental condicionará el ritmo de las obras de ejecución de la nueva playa capitalina, un aspecto que preocupa a los comerciantes, que desean ver concluido cuanto antes un proyecto que reconocen como “necesario” pero que ha supuesto cambios “a los que todavía hay que acostumbrarse”.

El cierre temporal de la avenida marítima, las restricciones para aparcar, sumadas a la eliminación de unos 90 aparcamientos frente a Correos para la instalación de la feria de las fiestas del Carnaval, inciden negativamente en el ánimo de los comerciantes, que atraviesan una crisis que amenaza el cierre del 30% de los negocios y a unas 500 familias, según confirmó el presidente de la asociación.