PREMIOS GOYA 2012 >

“Estos Goya recompensan la loca aventura que ha sido ‘Blackthorn”

Andrés Santana, poco después de recibir el Goya a la Mejor Dirección de Producción. / EFE - BALLESTEROS

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

Andrés Santana (Gran Canaria, 1949) confiesa que aún le dura la emoción tras recibir en la noche del pasado domingo el Goya a la Mejor Dirección de Producción por Blackthorn. Sin destino. El filme del realizador Mateo Gil (Las Palmas de Gran Canaria, 1972), un western que cuenta las crepusculares andanzas en Bolivia del forajido Butch Cassidy (el mismo a quien interpretaba Paul Newman en Dos hombres y un destino (1969), junto a Robert Redford en la piel de Sundance Kid), poseía 11 candidaturas. Finalmente, obtuvo cuatro estatuillas, la de Santana y las que premian al Mejor Diseño de Vestuario, Mejor Dirección Artística y Mejor Dirección de Fotografía.

“Estos galardones son una recompensa para todos los que nos empeñamos en hacer una película que resultó muy, pero que muy complicada: un proyecto que se convirtió en una loca aventura”, apunta el productor grancanario a DIARIO DE AVISOS, al tiempo que detalla que, inicialmente, la idea era rodar en Argentina o Chile -y no en Bolivia- esta cinta protagonizada por el norteamericano Sam Shepard y el español Eduardo Noriega, dado que allí cuentan con unas infraestructuras cinematográficas “mucho más sólidas”. “Pero antes de comenzar a rodar -continúa Andrés Santana-, Mateo y yo viajamos a Bolivia para conocer los lugares por los que se supone que anduvo Cassidy, y luego poder recrearlos con la mayor verosimilitud posible”. “Y justo ahí, al descubrir unos paisajes, unos decorados naturales que difícilmente encontraríamos en otro sitio, fue cuando ambos llegamos a la conclusión de que Blackthorn se tenía que rodar en Bolivia”.

“Que no nos pase nada”

“Cada noche, tras el rodaje, me acostaba en la cama diciendo: ‘Dios mío, que mañana no nos pase nada”, afirma el productor al describir las circunstancias que envolvieron a esta filmación “en un país de una belleza maravillosa, pero con mucha precariedad en infraestructuras”. “Prácticamente tiene una sola carretera asfaltada que cruza toda Bolivia -refiere- pero la mayor parte son de tierra. Con lo cual, es fácil imaginarse las peripecias de un equipo de 150 personas, argentinos, bolivianos, españoles…, danzando de un lado para otro”.

Pero precisamente en esta complejidad es donde Santana encuentra “el encanto que ha tenido todo el proyecto, una aventura -subraya- de la que todos estamos muy orgullosos”.

Reconocimientos

Las películas en las que ha participado Santana suman 72 candidaturas a los Goya, que han dado lugar a 25 galardones: ocho para El rey Pasmado (Imanol Uribe, 1991), otros tantos por Días Contados (Imanol Uribe, 1994), cuatro para Secretos del corazón (Montxo Armendáriz, 1997), uno para Mararía (Antonio Betancor, 1998) y estos cuatro que ha recibido Blackthorn.

En el plano individual, Andrés Santana cuenta con seis candidaturas como director de producción, cuatro a la mejor película e idéntica cantidad al mejor documental. Antes del Goya por Blackthorn.Sin destino ya había sido distinguido en dos ocasiones, por su labor en El rey pasmado y en Días contados.

[apunte]

Juan Carlos Fresnadillo se fue de vacío

El realizador tinerfeño Juan Carlos Fresnadillo acudía al Palacio Municipal de Congresos de Madrid con dos candidaturas bajo el brazo por su película Intruders, en las categorías de Mejor Actriz de Reparto (Pilar López de Ayala) y Mejores Efectos Especiales. No tuvo suerte. Y sin embargo, se da la circunstancia de que justo ambos galardones tuvieron, de alguna manera, acentejo canario. Y es que la mejor interpretación femenina de reparto recayó, precisamente, en la actriz grancanaria Ana Wagener por su destacado trabajo en La voz dormida, la cinta del realizador Benito Zambrano que obtuvo tres Goya. Mientras que el de efectos especiales lo recibieron Arturo Balseiro y Lluís Castells por Eva, una película de ciencia ficción del catalán Kike Maíllo, parte de cuyo rodaje se desarrolló en Tenerife, que sumó un total de tres, incluido el de Mejor Dirección Novel.

El premio para Ana Wagener impidió a su vez que Goya Toledo fuese recompensada por su labor en la película Maktub, la ópera prima de Paco Arango, en parte inspirada, asimismo, en la historia de un joven de las Islas que falleció de cáncer. Además, Maktub optaba al Goya a la Mejor Canción Original por Nuestra playa eres tú, un rap cuya letra está compuesta por los canarios Borja Jiménez Mérida y Patricio Martín Díaz, y con música del también isleño Jorge Pérez. El galardón en esta categoría fue para Carmen Agredano y su tema Nana de la hierbabuena, que puede escucharse en La voz dormida. De manera que muy digna presencia canaria en una gala que acogió el triunfo de Enrique Urbizu y su No habrá paz para los malvados, con media docena de estatuillas, seguida de la almodovariana La piel que habito y la propia Blackthorn, con cuatro cada una.

[/apunte]