prospecciones petrolíferas >

Fuerteventura presenta nuevas alegaciones y pide informes a las universidades canarias

DIARIO DE AVISOS | Puerto del Rosario

El Cabildo de Fuerteventura ha remitido un nuevo escrito al Ministerio de Industria, a modo de alegaciones al respecto de la tramitación de los ‘Permisos de Investigación de Hidrocarburos ‘Canarias 1 a 9’, en el que además de reiterar la solicitud de suspensión de todo el proceso y que se escuche la opinión de las sociedades e instituciones de Lanzarote y Fuerteventura, también se presta una atención especial a los peligros ambientales que podrían desprenderse de seguir adelante.

“Antes de seguir adelante con estos proyectos, el Ministerio debería sentarse con las universidades canarias, con organizaciones especializadas en la conservación de los ecosistemas y especializadas en fauna y flora marina para conocer también su opinión y sus informes. Si lo hace, seguro que paralizan el proyecto, porque medioambientalmente es muy peligroso y cualquiera que tena un mínimo de coherencia lo verá rápidamente”, apuntó el presidente del Cabildo Mario Cabrera.

El presidente del Cabildo de Fuerteventura recuerda que organizaciones especializadas en el estudio de los ecosistemas submarinos como ‘Oceana’, que recientemente ha realizado diversas investigaciones sobre los valores ecológicos de la zona, ha expresado públicamente su rechazo a las prospecciones petrolíferas frente a las costas orientales de Lanzarote y Fuerteventura.

‘Oceana’ ha alertado de que los lugares autorizados para la exploración se encuentran frente a zonas protegidas y junto a algunas de las áreas de mayor valor ecológico de Canarias, que sufrirían graves daños por el aumento de tráfico marítimo y la llegada de posibles vertidos.

A ello habría que añadir las consecuencias que inevitablemente se producirán en la misma zona de las exploraciones. ‘Oceana’ ha subrayado que la concesionaria es Repsol, a través de su filial RIPSA, y plantea serias y preocupantes dudas sobre la gestión de la información y la tramitación que ha hecho esta empresa en anteriores proyectos.

En suma, a lo largo de la costa oriental de Lanzarote y Fuerteventura se suceden enclaves de un gran valor ecológico, como la Reserva Marina de la Isla Graciosa – Archipiélago Chinijo, Cagafrecho, la Isla de Lobos y el estrecho de la Bocayna. Además, al sur de Fuerteventura se halla una de las zonas de más interés del mundo para los zifios, unos cetáceos que se alimentan a profundidades superiores a los 600 metros.

Los permisos de investigación afectan a un área de 616.060 hectáreas, lo que equivale a casi 2,5 veces la superficie emergida de las dos islas. Las zonas abiertas a la exploración de compañías petroleras se encuentran a grandes profundidades que aún no han podido ser investigadas en su totalidad por los científicos. En ellas, es previsible que se encuentren corales blancos y negros o esponjas de profundidad, especies que forman hábitats donde se alimentan y viven muchos otros organismos, según los estudios de ‘Oceana’.

Los ecosistemas de gran profundidad son enormemente vulnerables por su lento crecimiento. En las zonas que albergan hidrocarburos suelen asentarse arrecifes de coral, que crecen favorecidos por los escapes de gas y en algunos casos llegan a alcanzar 8.000 años de edad. “Según la información que ha facilitado ‘Oceana’, sería un grave error destruir estos hábitats en unos pocos años para favorecer la extracción de un recurso energético finito y altamente contaminante. El camino es otro, no el de seguir apostando por extracciones de recursos fósiles y muy peligrosas. Hay que apostar por energías alternativas, no quitar las ayudas a las renovables y encima impulsar el petróleo. El Ministerio debería escuchar a este tipo de organizaciones, universidades y científicos especializados antes de decidirse a seguir adelante y autorizar unos trabajos que pueden causar un daño irreparable y durante mucho tiempo”, explicó Mario Cabrera.