venezuela>

Hugo Chávez pretende seguir en el poder hasta 2031

EUROPA PRESS | CARACAS

El mandatario venezolano, Hugo Chávez, este jueves hace trece años que asumió el poder por primera vez en esa nación sudamericana, con la mirada puesta en las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre en las que aspirará a una nueva reelección para cumplir con su objetivo de gobernar hasta el año 2031.

Chávez, de 57 años, llegó a la presidencia con la promesa de “refundar” políticamente a esa nación rica en petróleo y sacar de la pobreza a más del 70 por ciento de la población que vivía en las más precarias condiciones. Sus seguidores y más cercanos colaboradores insisten en que los objetivos de la llamada revolución bolivariana se han ido cumpliendo y que la Venezuela de ahora dista considerablemente de la anterior.

El ‘chavismo’ presume especialmente de sus logros en el proceso de erradicación de la pobreza. Según el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE), el índice de pobreza cayó 21,6 por ciento entre 1998 y 2011, datos que concuerdan con las cifras divulgadas recientemente por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que registran una caída de 20,8 por ciento en el número de pobres.

La oposición, en cambio, refuta a Chávez que en trece años de gobierno no haya sabido aprovechar los millonarios ingresos por las ganancias petroleras para acabar con problemas tan importantes como el acceso a los servicios básicos, la elevada inflación y la delincuencia, ésta última considerado la mayor preocupación de los venezolanos ante el alto índice de homicidios que registra a diario Venezuela.

Además de la delincuencia, la oposición política y civil manifiesta su preocupación por el insistente interés expresado por el mandatario socialista de gobernar por lo menos 20 años más, objetivo que se pudo trazar tranquilamente cuando en febrero de 2009 fue aprobada en referéndum la reelección indefinida de todos los cargos de elección popular.

“Voy a hacer todo lo que pueda humana y políticamente por salir de aquí en el 2031. De 2013 al 2019, del 2019 a 2025 y de 2025 a 2031, democráticamente, pero eso dependerá del pueblo venezolano”, dijo Chávez recientemente en una rueda de prensa.

Chávez, un coronel retirado, parte como favorito para los comicios del próximo 7 de octubre con más del 50 por ciento de las intenciones de voto, según los últimos sondeos. Sin embargo, los analistas piden no sacar conclusiones apresuradas hasta que no se conozca el nombre del candidato único de la oposición que saldrá de unas primarias que se realizarán el 12 de febrero.

Esta es la primera vez que los detractores políticos del gobierno se ponen de acuerdo para realizar un proceso de esta naturaleza. Su principal objetivo es poder frenar las intenciones de Chávez de perpetuarse en el poder y de instaurar una supuesto régimen similar al de los hermanos Castro en Cuba.

“Hablan del déspota de Chávez, del régimen, se autoproclaman la dignidad democrática. Me llaman el tirano, el golpista, ellos son los golpistas, yo soy un rebelde”, expresó el mandatario socialista al burlarse de las críticas de sus detractores.

13 años después

Chávez asumió la Presidencia por primera vez el 2 de febrero de 1999, tras destronar en los comicios a los partidos tradicionales de Acción Democrática y COPEI, que gobernaron más de 40 años y que en la década de los ochenta sumergieron a esa potencia energética en una profunda crisis económica y social.

Uno de los hechos más significativos de estos años ha sido el golpe de Estado ocurrido el 11 de abril de 2002 en medio de protestas y manifestaciones contra su sistema socialista. Chávez fue expulsado del país por militares y su cargo lo pasó a ocupar Pedro Carmona Estanga, titular de la principal organización empresarial venezolana, cuyo nombramiento fue rechazado por varios países. En la madrugada del 13 de abril, el actual mandatario regresa al país y reasume la Presidencia en un hecho inédito en América Latina.

Desde entonces, Chávez ha insistido en acusar a la Casa Blanca de financiar y promover partidos políticos venezolanos para que pongan en marcha supuestos planes de desestabilización con el objetivo de que se repita el mismo golpe de Estado, pero en esta oportunidad sin la posibilidad de retorno.

Las expropiaciones han sido una de las estrategias más rechazadas. Desde 2007, Chávez se ha apoderado de empresas petroleras, de cemento, de producción de alimentos, mineras, bancos extranjeros, de telecomunicaciones y supermercados, entre otras vinculadas a áreas vitales para la economía.

Otro de los hechos más repudiados ha sido el cierre de la cadena privada RCTV. Chávez ordenó en mayo de 2007 no renovar la concesión a este medio de comunicación que estuvo operativo 50 años, tras acusar a sus directivos de participar en el golpe de Estado de 2002.

Sin embargo, no se puede negar que Chávez ha sido el presidente que más ha promovido elecciones en la historia de la democracia venezolana. Desde que se convirtió en presidente se han celebrado unos 15 comicios, entre los que se cuentan un referéndum realizado en diciembre de 1999, que permitió reformar la Constitución promulgada hacía 38 años, y otro en agosto de 2004 en el que se sometió a prueba su continuidad en el poder y que ganó con el 59 por ciento de los votos.

Las celebraciones

Chávez podría decir que tiene mucho que celebrar. No sólo porque es la persona que más tiempo ha gobernado en América Latina habiendo ganado elecciones de manera consecutiva, sino porque ha podido superar un cáncer que le fue diagnosticado el pasado junio y que le obligó a delegar parcialmente sus funciones a dos ministros mientras se sometía a cuatro quimioterapias, la mayoría en Cuba.

El gobierno oficialmente no ha anunciado actos para celebrar esta fecha, pues todo parece indicar que los festejos se trasladarán para el próximo sábado, 4 de febrero, cuando se cumplen 20 años del golpe de Estado que intentó dar Chávez al entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Por este hecho, estuvo dos años en prisión hasta que fue indultado por su predecesor, el exmandatario Rafael Caldera.