La columna Churchill > Tinerfe Fumero

Igualitos que los de antes

Los detractores del bipartidismo imperante en España están de enhorabuena tras comprobar cómo el Gobierno de Mariano Rajoy se parece cada vez más al de Rodríguez Zapatero. Hasta el gallego se permite el lujo de anunciar en el Parlamento que va a subir el desempleo, cuando él recriminaba al leonés que su tarea no era pronosticar semejante desventura, sino explicar qué medidas adoptará para remediarlo. Por cierto, ¿no les recuerdan la disputa sobre política económica entre la facción de Luis de Guindos-José Manuel Soria y la de Cristóbal Montoro-Fátima Báñez a aquella bronca perpetua entre Pedro Solbes y Miguel Sebastián?

Wert, qué ministro, oiga

Incluso, Mariano Rajoy ha tenido a bien incluir en su Ejecutivo a la Leire Pajín de turno. O sea, a alguien que ni soñando hubiera imaginado llegar a ministro. Se trata de José Ignacio Wert, un hombre de rígida disciplina laboral que da por supuesto que a los opositores a secundaria no les afecta el cambio de temario porque seguro que no estudiaron en Navidades. Ños. Le faltó advertir al periodista que no le llame después de la tres de la tarde, que los descansos hay que respetarlos, sí señor.

De los galos y los íberos

Wert no perdona día laborable sin meter la pata. La última fue achacar las críticas al deporte español por parte de los guiñoles franceses a “un ataque xenófobo”. Chúpate esa, Astérix, que aún pervive en Iberia el espíritu de Indíbil y Mandonio para repeler al invasor. Digo el espíritu, porque desde que mandan en este país el PP y el PSOE no se enseña quiénes fueron estos guerreros, claro.

El portavoz del duque

La penúltima de Mario Pascual: dice que la infanta Cristina se reunió con él para hablar de la declaración del marido. Ah, pero ¿no decían que nada sabía de todo este asunto?