La columna Churchill > Tinerfe Fumero

Definitivamente, hay nuevo juez en La Laguna

Por si alguien no se había enterado, César Romero Pamparacuatro, el juez que puso patas arriba a la elite lanzaroteña con la instrucción de los casos Unión y Jable, tiene ahora mando en plaza lagunera, concretamente, en la del Juzgado de Instrucción nº 1. No es que haya llegado hace poco, pero ésta ha sido la semana en que se han enterado hasta los patos de la Catedral. Ahí está para demostrarlo el llamado caso cuadrilátero, que tanta miga de pan va dejando…

¡Ay, esos móviles!

Cuentan en La Laguna que todo arrancó con la queja de un ciudadano por la actividad de un local de ocio. Dicen que alguien quiso avisar que no se tomaran medidas contra el local, que para algo eran amigos, con tan mala fortuna que se equivocó de número… y dejó el recado en el buzón de voz del denunciante. Eso dicen, pero pronto sabremos si es así, porque los sumarios de Pamparacuatro tienen fama de ser éxitos editoriales, como el de Unión…

¿Quién avisó a la prensa?

Tirando de la madeja, el juez en cuestión ordenó en su día un registro en las dependencias de Urbanismo. A su llegada, los funcionarios alertaron al concejal de la presencia del juez. Cuando un mando policial vio llegar al exdirector de DIARIO DE AVISOS y hoy edil lagunero, Juan Manuel Bethencourt, exclamó airado: “Pero, ¡esto no puede ser! ¿Quién ha avisado a la prensa?”. Aclarada la confusión, el registro, relacionado con expedientes del anterior mandato, se desarrolló con normalidad.

Hernández Bento y Díaz-Guerra deben espabilar

Decía el PP que con ellos en la Delegación de Gobierno nunca habría redadas con prensa ni esposados en público, como con el PSOE. Visto lo visto esta semana en La Laguna, o se ponen las pilas o van a hacer bueno a Narciso Ortega.