tenerife >

La Isla perderá millones si no entra en la Red Transeuropea

Imagen de la zona donde se construirá el puerto de Granadilla. | DA

J. M. | Santa Cruz de Tenerife

El hecho de estar incluida en la Red Transeuropea para el Transporte (RTE-T) de la Unión Europea, supone poder contar con los fondos que esta administración aportará a este fin en los próximos siete años, y que suponen para todos los países miembros unos 50.000 millones de euros. Así, según se desprende de un documento de la CEOE-Tenerife, al que ha tenido acceso este medio, las infraestructuras incluidas en la red básica podrán obtener de Europa hasta el 20% del presupuesto de la obras y hasta el 50% de cofinanciación para estudios.

Así, en caso de aceptarse la petición del Cabildo tinerfeño y de tener en cuenta la UE la propuesta estatal, el puerto de Santa Cruz y los aeropuertos del Norte y el Sur podrían tener acceso a estos fondos.

Asimismo, el resto del presupuesto de los proyectos de la red básica corresponderá a los países miembros, autoridades regionales o, posiblemente, inversores privados. Aún así, Europa estipula que la cuantía exacta de la financiación de la UE también depende de los pormenores de las propuestas nacionales.

Además, la Red prevé que existen posibilidades de aumentar la cofinanciación de proyectos transfronterizos de ferrocarril y vías navegables interiores (hasta el 40%) y en el caso de determinados proyectos de STI (sistemas de transporte inteligentes), como el Sistema de Gestión del Tráfico Ferroviario en Europa, se puede proporcionar una cofinanciación más alta, de hasta el 50%, para asistir a los estados miembros que estén realizando la transición al nuevo sistema.

Los grupos de CC y PSOE en el Cabildo de Tenerife denunciaron el lunes que la propuesta estatal elaborada por el Ministerio de Fomento recientemente para la Red Transeuropea de Transportes excluía las infraestructuras de Tenerife, mientras que sí tenía en cuenta tanto el puerto como el aeropuerto de Gran Canaria. Por ello, el pleno aprobó el viernes instar al Gobierno central a tener en cuenta ambas dotaciones de transporte, además de incluir en la red global los corredores ferroviarios del Norte y el Sur de la Isla, la plataforma logística y el puerto de Granadilla.

Dos elementos

La Red Transeuropea de Transportes consta de dos elementos: una red principal que se debe completar para 2030 (y que tiene prioridad económica) y una red global conectada a ésta, que deberá estar lista para 2050. Mientras que la red global garantizará la plena cobertura de la UE y el acceso a todas las regiones, la red principal dará prioridad a las conexiones y nudos más importantes de la RTE-T, con vistas a que sean plenamente operativos hasta 2030. Ambos elementos incluyen todos los modos de transporte: por carretera, ferrocarril, transporte aéreo, las vías navegables interiores y el transporte marítimo.