sociedad >

La mujer extranjera, víctima de una triple discriminación por la crisis

Las mujeres inmigrantes son uno de los colectivos más golpeados. | DA

EFE | Barcelona

La crisis está haciendo regresar a sus países de origen a muchos hombres, pero sus esposas se quedan en España con lo que estas mujeres, triplemente discriminadas por ser mujeres, inmigrantes y pobres, buscan salidas a su situación consagrando una “feminización de la supervivencia” de sus familias.

Esta es una de las conclusiones del primer Congreso Internacional ‘Femigra, Feminismo y Migración. Intervención social y acción política’, que concluyó ayer en Barcelona y que durante tres días reunió a más de 250 representantes del mundo académico y de movimientos sociales procedentes de Europa, América Latina y África.

Los especialistas constataron que en épocas de crisis aumenta la discriminación y se construyen nuevos imaginarios sobre las personas inmigradas y que las mujeres no sólo padecen por ser mujeres sino que sufren una triple discriminación por ser además inmigrantes y pobres, destacó la doctora en Antropología Social de la Universidad de Granada, Carmen Gregorio Gil.

Su colega de la Universidad de Barcelona, la también antropóloga, Dolores Juliano, denotó que, pese a esta victimización, las mujeres inmigradas demuestran gran fortaleza. Juliano aseguró que la crisis ha abierto nuevas posibilidades “que permiten a la población más desfavorecida, especialmente a las mujeres, reinventarse, manteniendo lo que habían conseguido”, y ahora existe una feminización de la supervivencia, aunque sea a costa de más sacrificios.