la laguna >

La ULL debe al Consistorio lagunero unos 4,5 millones, por el IBI

J. F. JURADO | La Laguna

El rector de la Universidad de La Laguna (ULL), Eduardo Doménech, anunció ayer, en presencia del alcalde Fernando Clavijo, que la institución docente recurrirá la actual ordenanza del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), con el objetivo de por tener acceso a algún tipo de bonificación. En la misma comparecencia, Clavijo confirmó que la deuda de la ULL por este concepto es, en estos momentos, de alrededor de 4,5 millones de euros.

Según explicaron ambas partes, esta deuda comenzó a acumularse en 2007, a raíz de un cambio en la Ley que hizo desaparecer la exención de este impuesto para las universidades españolas. Fue la revisión general en el Ayuntamiento de los padrones del IBI la que hizo aparecer una serie de edificios de los que, aunque en un principio se pensó que eran propiedad del Gobierno de Canarias -que sí está exento de pagar este impuesto cuando el uso del edificio tiene que ver con la educación o la seguridad-, finalmente se comprobó que correspondían a la Universidad.

Este doble hecho fue lo provocó que el Ayuntamiento incluyese a los inmuebles de la Universidad entre los titulares obligados a abonar el IBI al Consistorio, lo que ha provocado una deuda desde el ejercicio 2008 que va camino de los cinco millones de euros.

“No hay enfrentamiento”

Técnicos de ambas instituciones, vienen manteniendo reuniones desde hace unos meses para tratar de resolver este conflicto tributario. Fernando Clavijo se esforzó ayer en dejar claro “que no existe ningún enfrentamiento entre ambas instituciones”, ni ha habido “dejaciones en este asunto, ni del Ayuntamiento, ni de la Universidad”. “Aquí lo que ha habido es una confusión patrimonial y un cambio legislativo, pero en ningún caso mala fe”, subrayó.

Eduardo Doménech también aclaró “la voluntad de ambas partes en llegar a un acuerdo” y destacó “el intenso trabajo conjunto fruto de una colaboración y comunicación continua que beneficia a ambas instituciones y, en definitiva, a la sociedad tinerfeña”.

El alcalde lagunero explicó que la tramitación de estos expedientes está en suspenso “hasta que no se resuelvan las dudas legales planteadas en todo el proceso” y quiso dejar claro que “hay buena voluntad por ambas partes para resolver este asunto que, en ningún caso, supone un problema para el Ayuntamiento ni la Universidad”. Clavijo expresó su disposición a llegar a un acuerdo con la ULL sobre la deuda acumulada, pero no precisó cómo.