maldito parné > María Fresno

Las decisiones de Soria > María Fresno

No sé si José Manuel Soria pensaba que sus decisiones iban a tener tanta repercusión en Canarias o precisamente lo que quería era eso, es decir, montar el follón, pero lo cierto es que han sido tres de tres. Ha tensado tanto la cuerda el ministro canario que sus paisanos de las Islas han reaccionado como un elefante en una cacharrería.
Primero adelanta que revisará las bonificaciones de las tasas aéreas provocando un cisma en la industria turística, con las aerolíneas de por medio. Después anuncia que eliminará las primas a las energías renovables provocando una reacción en cadena de todo el sector en el Archipiélago, que lo obliga a rectificar y decir que dará a Canarias un trato diferenciado; y por último, nos sorprende autorizando, frente a las costas orientales de Lanzarote y Fuerteventura, las prospecciones petrolíferas. Algo que ha pillado por sorpresa al Gobierno canario, que no tenía ni idea de las intenciones del ministro.
Con las cosas de casa no se juega y Paulino Rivero y todo su equipo se han volcado en lo que aseguran “la defensa de los intereses canarios”. Lo importante en política (siempre ha sido así) es quién se cuelga las medallas. No se sabe si finalmente habrá o no prospecciones petrolíferas, pero lo cierto es que traerán mucho dinero a las Islas, especialmente al Puerto de la Luz, que, una vez más, se vuelve a apuntar un tanto y se distancia (por si no lo estaba ya) del de Santa Cruz de Tenerife, que solo recoge cruceristas.
Únicamente el anuncio de Soria ha servido para que en el puerto grancanario ya se estén frotando las manos porque llegan perritas extra en época de crisis. Mientras tanto, en la capital tinerfeña seguimos estancados, como el turismo nacional, esperando a que nos lleguen las oportunidades y viendo cómo siempre otros nos llevan ventaja.
Desconozco el motivo de esta absurda dejadez, pero con una crisis económica que está en plena ebullición, una tasa de paro del 30% y unos recortes que tienen a los canarios con la soga al cuello, no es momento para dejarse dormir sino para aprovechar cualquier iniciativa para salir adelante, aunque provenga de Soria.
Con resignación observo cómo, mes a mes, los datos de desempleo aumentan y a los encargados de que esto no ocurra solo se les ocurre instar a los jóvenes a marcharse fuera de Canarias a buscar trabajo o, lo que es peor, aconsejan quitar la moratoria para que se construyan más hoteles y así haya más empleo. En fin, con estos bueyes hay que arar. Seguro que vendrán tiempos mejores, pero hasta entonces muchas empresas caerán y muchos empleados dejarán de serlo. ¡Menos mal que todavía tenemos el Carnaval!