Lo que corresponde > Cristina Valido

Canarias es la comunidad autónoma peor financiada por el Estado. Sin embargo, cumple con el déficit. El actual sistema de financiación autonómica deja a las islas a la cola en el reparto de los fondos que realiza el Estado. Este sistema se cambió en 2009 para que fuese más justo y equitativo. Así, se incluyeron criterios como el aumento de población que en el caso del Archipiélago no ha mejorado el sistema. Por el contrario, lo empeora. Los datos arrojan unas cifras en las que Canarias recibe menos fondos por habitante que otras comunidades autónomas, como por ejemplo, Madrid o Cataluña.

Conviene recordar, además, que el modelo de financiación atiende a determinadas competencias esenciales como son la Sanidad o la Educación. Ambas, de vital importancia para el bienestar y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. En España existen dos modelos de financiación de las Comunidades Autónomas: el régimen común y el régimen foral. Dentro del régimen común, Canarias posee un régimen económico y fiscal especial por razones históricas y geográficas, que se ha regulado teniendo en cuenta las disposiciones de la Unión Europea sobre regiones ultraperiféricas. El ministerio de Hacienda no se plantea la posibilidad de que Canarias abandone el actual sistema de financiación común para recibir los recursos del Estado a través de un modelo diferenciado, que es lo que viene demandando el Gobierno de Canarias.

Se trata de pedir un reparto justo y solidario porque las comunidades menos favorecidas se ven perjudicadas frente a las más ricas, que escalan posiciones en el ranking de reparto de tributos del Estado. La más beneficiada, según el análisis del nuevo sistema a partir de datos del ministerio de Hacienda, es Madrid, que se ha colocado en el segundo puesto de las comunidades más financiadas cuando con el anterior sistema estaba en el quinto por la cola. Otra de las autonomías a las que más benefició el cambio de modelo que prima a las que tienen más población es Cataluña, que de ser la décima que más fondos percibía del Estado ha subido dos puestos. En el reparto total de los fondos -cerca de 92.000 millones- comunidades como Cataluña o Madrid se reparten entre un 15 y 18%. En cuanto a los 9.200 millones adicionales al anterior modelo, Cataluña logra la mayor parte (1.986 millones, lo que supone un 21,5% del total), seguida por Madrid (17,5%) mientras que Canarias recibe 371 millones de euros. El caso, es que cada canario recibe 315 euros menos, que la media estatal. Y el ejecutivo regional 600 millones de euros menos al año. Con todo esto, es inadmisibe que Canarias sea la comunidad que más aporta a la Seguridad Social, después de Madrid, o la que aporta el 33% de los ingresos nacionales por turismo y sea, precisamente, esta comunidad autónoma donde el Estado invierte menos por habitante. Lo que Canarias reclama es la financiación que por justicia y derecho le corresponde. La revisión del modelo de financiación actual se convierte en asunto de urgencia, la corrección del desequilibrio y la injusticia deben ser la reivindicación más firme y contundente de las muchas que pueden hacerse ya que también son muchos los problemas que los Canarios tienen hoy y que encuentran su origen en la falta de recursos económicos en nuestras administraciones. Capítulo aparte merece el desfase histórico en materia de financiación sanitaria. No puede ni debe haber color ni ideología en la reclamación de lo justo, ni puede depender esta de la coyuntura ni la estrategia política. Canarias y quienes viven aquí no aceptarán a quienes no peleen por ellos allí donde estén.

*Consejera de Acción Social del Cabildo de Tenerife