SANIDAD >

Los concursos de traslados en enfermería suman 3 años parados

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La precaria situación que vive en la actualidad la sanidad canaria no sólo viene marcada por el recorte llevado a cabo por el Gobierno autonómico, que sólo en el capítulo de personal ha disminuido en cerca de 50 millones de euros su presupuesto. Los litigios judiciales y, especialmente, el referido a los concursos de traslados de enfermería, también están condicionando muy mucho la planificación que lleva a cabo la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Canario de la Salud (SCS).

Los citados concursos -relativos a los puntos de Urgencias y de Atención Primaria-, que se publicaron en febrero de 2009 y afectan a más de 750 enfermeros con plaza fija en las Islas, llevan paralizados desde agosto de ese mismo año, después de que fueran impugnados, entre otros, por el Colegio Oficial de Enfermería de Santa Cruz de Tenerife.

Éste alegó que en ambos había numerosas “irregularidades”, la mayor parte de ellas relacionadas con los tiempos de servicio prestados por algunos trabajadores. A partir de ahí, y tras varias rectificaciones, el caso llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), que aún no ha dictado sentencia sobre uno de ellos, el relativo a las Urgencias en centros de Atención Primaria. Éste va unido irremediablemente al de Primaria, ya que la mayor parte de los profesionales que participaban en el proceso optaron a ambos.

Según explica al DIARIO Pedro Nieva, delegado de Atención Primaria del Sindicato de Enfermería (Satse) en Santa Cruz de Tenerife, el SCS ya ha anunciado que admitirá la sentencia y, con ella en la mano, procederá a “desbloquear” el concurso, que a su vez también tiene paralizada la Oferta de Empleo Público (OPE) aprobada en 2007, donde se ofertaban 1.229 plazas para la categoría de ATS/DUE.

A juicio de Nieva, “hace unos días se publicó la baremación definitiva del concurso de Primaria, y una vez salga la resolución del Tribunal Superior de Justicia sólo faltaría la asignación definitiva de las plazas”.

El litigio judicial, más allá de lo que supone para los enfermeros que tienen plaza fija en el Servicio Canario de la Salud, también condiciona el futuro profesional de un centenar de interinos, que tendrían que ceder sus plazas a los propietarios de las mismas. Además, de los controvertidos concursos depende la estructura definitiva de la propia oferta pública de empleo, cuyos temarios fueron publicados hace más de dos años.

Los problemas, no obstante, pueden no quedarse ahí, ya que la reducción presupuestaria también amenaza con dejar en suspenso un año más la Oferta Pública de Empleo (OPE), que en su día fue diseñada por la Consejería para dar estabilidad a cerca de 2.000 profesionales de la Enfermería que ejercen en el Archipiélago. Al respecto, desde Satse confían en que no haya problemas de última hora, “porque se supone que son unos fondos que se han ido prorrogando desde 2007 hasta el presente ejercicio”. Sin embargo, desde que el 8 de noviembre de 2010 se publicase en el Boletín Oficial de Canarias la sentencia que permitía continuar con la baremación, las cosas apenas han cambiado, y ni el concurso ni las oposiciones han podido salir adelante. Mientras, en los hospitales de referencia y centros de salud de las Islas cada vez hay menos enfermeros (más de 300 han perdido su empleo desde el 1 de enero), y los que están tienen que realizar su trabajo en condiciones cada vez más precarias.