Los Indianos de Santa Cruz de La Palma > Sergio Matos Castro

Canarias se prepara para vivir el Día de Los Indianos. Y decimos Canarias porque la dimensión de esta celebración única, que nació de la espontaneidad popular en las calles de Santa Cruz de La Palma, ha trascendido con creces el ámbito insular y despierta el interés y la admiración de todo el Archipiélago, de forma que el Lunes de Carnaval en Canarias, es ya, por antonomasia, el Lunes de Los Indianos.

Si bien uno de los aspectos más llamativos de esta jornada para propios y extraños es el lanzamiento de los característicos polvos de talco, no es menos cierto que el Día de Los Indianos constituye en su esencia un acontecimiento muchísimo más rico y con un significado mucho más profundo. No en vano todo en esta fecha gira en torno a los indelebles lazos entre La Palma y Cuba: la música, con sus sones, guarachas y guajiras, la gastronomía, con las típicas sopas de miel, los buñuelos y, por supuesto, el ron de caña y el tabaco, la cuidada vestimenta, que es mucho más que vestir de blanco… Todos los detalles se ponen al servicio de una gran parodia que es, al mismo tiempo, y por contradictorio que pueda parecer, tradición arraigada y evolución permanente.

En esta edición del Día de Los Indianos tendremos muy presente la figura de Yolanda Cabrera, tristemente fallecida en fechas recientes. Persona profundamente ligada a la vida de su ciudad, fue ella una de las que, junto a un reducido grupo de amigos, a finales de los años sesenta idearon y participaron en aquel primer Día de Los Indianos, sin sospechar que aquella feliz ocurrencia iría creciendo cada año en creatividad y participación hasta convertirse en el encuentro multitudinario que es hoy.

Atraídos por la singularidad de esta fiesta memorable, cada año es mayor el número de visitantes que viajan a nuestra isla ávidos de conocer y ansiosos por disfrutar y vivir en primera persona una fiesta sin parangón en el Archipiélago, hasta el punto de que compañías aéreas y marítimas redoblan sus esfuerzos para que nadie se pierda el Día de Los Indianos y los establecimientos hosteleros de nuestra isla cuelgan el cartel de “completo” en estas fechas.

Saber combinar una forma de entender la diversión netamente palmera con la llegada cada vez más numerosa de visitantes y curiosos, sin perder por ello la idiosincrasia de nuestra fiesta, es el gran reto al que debemos hacer frente en este comienzo de siglo. Los ciudadanos de Santa Cruz de La Palma no podemos por menos que recibir con los brazos abiertos a todos quienes desean sumarse al gran Desembarco de Los Indianos, pero al mismo tiempo, si queremos conservar el carácter genuino de nuestra fiesta, debemos ser los primeros en contribuir a mantener su esencia.

Como alcalde apelo a todos ciudadanos de Santa Cruz de La Palma a no renunciar a su fiesta, a defender sus señas de identidad con uñas y dientes, a no dejar que una cita tan ligada a nuestras raíces y a nuestra historia se nos vaya de las manos por la vía de la desidia o el descontrol. Al mismo tiempo, me gustaría una vez más invitarles a hacer gala de la proverbial hospitalidad que caracteriza a nuestra tierra. A los visitantes, bienvenidos a una celebración extraordinaria que es, sobre todo, diversión, parodia y homenaje. Únanse a nosotros y participen de nuestro día grande como palmeros de adopción. A todos, alegría y polvos de talco a mansalva. Que empiece la fiesta.

* Alcalde de Santa Cruz de La Palma