Números de campeón

LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

Pasaba una jornada y otra; el Llano del Moro era incapaz de ganar y ocupaba los puestos bajos de la tabla clasificatoria. El equipo de Heraclio Díaz Gil hizo una primera vuelta nefasta, donde Aday Barbuzano no daba pie con bola.

Llegó la segunda vuelta y con el fichaje de Ronald Arbelo las cosas cambiaron. Llevan una racha impresionante en esta fase y sus números hablan por si solos.
Son los grandes animadores, ahora mismo, de esta competición. Su terrero se llena porque sus luchadores no solo tienen capacidad para ganar, sino que además dan espectáculo.

Posiblemente, el Victoria, si al final es campeón de Liga, está en la obligación moral de invitarlos a comer. El Llano del Moro se plantó la semana pasada en el terrero Santiago Yanes, del Puerto de la Cruz, y derrotó al Punta Brava. Aday Barbuzano nunca se da por vencido y es uno de los luchadores más explosivos del campeonato. Estuvo perdido ante Jonathan Estévez y, en el último suspiro, sacó un recurso de la chistera para tirar al excelente luchador de la Isla Baja.

Se mareó, posiblemente del esfuerzo realizado, y el árbitro no le quedó más remedio que permitir cinco minutos de descanso o recuperación, según se mire, al luchador del Llano del Moro. Con oxígeno suficiente fue el encargado de tirar a Añaterve Abreu ante la desesperación de la hinchada portuense.

Ahora miran al encuentro que tienen esta semana ante el Chijafe. Es una luchada que nadie se la puede perder porque ambos equipos tienen bregadores que brindan espectáculo. Salen a luchar y además los puntales de las dos escuadras se tienen ganas en el apartado deportivo. El Llano del Moro es consciente de que ahora mismo necesita marcha y es la escuadra que más ha solicitado la participación de los equipos de Tenerife en la Liga Nacional de Primera Categoría. Tiene credenciales más que suficientes para pasear el nombre del municipio de El Rosario por todo el territorio nacional.

La lucha canaria, pese a quien le pese, no es un deporte colectivo, sino individual, porque las diferencias siempre las marca el puntal del equipo.

De todas formas, con el nuevo formato, el colectivo también tiene muchas cosas que decir porque al puntal que le queda un hombre por detrás, siempre tiene ventaja en el tramo final de cada luchada.

El Llano del Moro cuenta en sus filas con luchadores que imprimen mucha garra, en los compases iniciales de cada encuentro. Uno de ellos es el juvenil Eusebio Díaz, quien pertenece a la cantera del Arguama y que trabaja para llegar lejos en este deporte.

Otro que ha imprimido carácter a este conjunto y, con él llegaron los buenos resultados, es el orotavense Ronald Arbelo. Después de varios meses inactivo, llegó para suplir a Carmelo Padrón y se ha ganado a pulso el cariño de la afición del conjunto del Llano del Moro.

Empezó nervioso. Le costó aclimatarse a su nueva condición de destacado A, pero ha mejorado mucho con respecto al comienzo de la Liga. Kevín Acosta se encuentra cómodo en las filas del Llano del Moro y poco a poco se comprueba que está aportando muchas cosas a su equipo.

Va de menos a más y en las cinco luchadas que quedan de este torneo sueñan con dar más de un triunfo a su nueva escuadra y ayudar a Aday Barbuzano. El Llano del Moro quiere terminar la temporada actual en la zona noble de la clasificación liguera.