sucesos >

Piden 29 años de cárcel para una mujer que asesinó a su marido inyectándole insulina mientras dormía

EFE | Alicante

La Fiscalía de Alicante pide 29 años de cárcel para una mujer acusada de asesinar a su marido en junio de 2010 inyectándole tres dosis de insulina aprovechando que éste dormía.

Según la calificación del fiscal, difundida a Efe, esta mujer, de 51 años y enferma de diabetes, ya había intentado matar a su esposo tres años antes disolviendo en un vaso de leche con cacao varios comprimidos de un medicamento, lo que hizo que el hombre tuviera que ser hospitalizado durante más de tres semanas.

La procesada, Gregoria C.S., sin antecedentes penales, tiene dos hijos de 28 y 21 años en común con la víctima, Juan Antonio G.C., infectado por el virus del VIH desde 2005, y con el que convivía en el domicilio familiar de Aspe (Alicante).

El primer intento frustrado de asesinato se produjo, según el Ministerio Público, el 30 de marzo de 2007 después de una discusión familiar.

La procesada disolvió en un vaso de leche varias pastillas del medicamento Roname, que ella tomaba para su diabetes, y se lo ofreció a su marido con intención de acabar con su vida.

Al beberlo, el hombre sufrió un episodio de hipoglucemia grave y fue ingresado en urgencias del Hospital General de Alicante, de donde recibió el alta el 24 de abril.

Tres años después, el 28 de junio de 2010 a las 1.15 horas, la pareja regresó a casa tras cenar fuera y la mujer le dio la medicación que le correspondía habitualmente a su marido, tras lo cual el hombre se fue a dormir.

Una vez en el dormitorio, aprovechando el sueño del hombre, la mujer cogió tres bolígrafos inyectables de la insulina de su propio tratamiento con la capacidad máxima y los clavó en el cuerpo del dormido.

Según el fiscal, éste se despertó y al verla en la cama le preguntó qué estaba haciendo, tras lo cual la procesada tomó una almohada y se la puso en la cabeza, pero los gritos del hombre hicieron que uno de los hijos se presentara en el dormitorio y calmara a los padres.

Al día siguiente, tras comprobar los hijos que a la hora de la comida no se habían levantado sus padres, dieron aviso a una ambulancia, que trasladó al hombre a la UCI del Hospital de Elche, donde permaneció en coma hasta morir el 4 de febrero del año siguiente, 2011.

Los hijos no reclaman indemnización alguna, mientras que el fiscal aprecia el agravante de parentesco y solicita 11 años de cárcel por el intento de asesinato y 18 más por el consumado, así como que se declare la “indignidad” de la mujer en lo relacionado con la sucesión del fallecido.

El juicio se celebrará entre el lunes y miércoles a partir de las 10 horas en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Alicante.