38º congreso federal del psoe >

Rubalcaba gana por 22 votos

Warning: require(): Unable to allocate memory for pool. in /nfs01/www/diariodeavisos.com/public-html/wp-includes/template.php on line 503
José Miguel Pérez junto a Alfredo Pérez Rubalcaba, tras la elección de éste como Secretario General del PSOE. | DA

AGENCIAS | Sevilla

Alfredo Pérez Rubalcaba se convirtió ayer en el cuarto secretario general del PSOE en la actual etapa democrática, al imponerse por 22 votos a su contrincante, Carme Chacón.

El exvicepresidente del Gobierno logró el apoyo de 487 delegados, lo que significa el 51,16% de los votos, en tanto que Chacón consiguió el respaldo de 465, un 48,84%. Hubo dos votos en blanco y otro nulo, de un total de 955 sufragios emitidos, con lo que prácticamente votó el 100% de los delegados que podían hacerlo, 955 de 956.

Fue el presidente de la Junta de la Mesa y del 38º congreso, José Antonio Griñán, quien comunicó el resultado de la votación y explicó que la tardanza en el recuento, que duró hora y media, se debió a que el escrutinio se realizó manualmente.

La proclamación de Rubalcaba como líder del partido, en sustitución de José Luis Rodríguez Zapatero, fue acogida con una prolongada ovación, pero también fue muy aplaudida la entrada de la ex ministra de Defensa.

La votación comenzó pasadas las 15.30 horas, después de que los delegados hubieran tenido la ocasión de escuchar los discursos de los dos candidatos. A medida que transcurría el escrutinio, se fueron desatando los rumores en el hotel Renacimiento, de Sevilla, y se daba a Rubalcaba por ganador, mientras que el Twitter echaba humo con numerosos tuiteros expectantes por conocer el resultado.

Alfredo Pérez Rubalcaba saluda a los asistentes al congreso del PSOE, ayer en Sevilla. | EP

En sus primeras palabras como líder del PSOE, Rubalcaba prometió que será el secretario general de todos los socialistas y que no pedirá a nadie salvoconductos ni pasará facturas. “Ha llegado el momento de la unidad”, sentenció.

Tras dar las gracias “de corazón” a quienes votaron, a él o a su rival, y a Chacón por su “trabajo estas semanas” y su discurso de ayer, mostró su enorme “orgullo y responsabilidad”.

Sus modelos serán tres de las personas que más quiere en el PSOE, sus tres antecesores en democracia: Felipe González, Joaquín Almunia y José Luis Rodríguez Zapatero.

Por la mañana, Alfredo Pérez Rubalcaba rechazó liderazgos “personalistas” o “carismáticos” de supuestos “salvadores” para dirigir al partido y liderazgos. “Ahora menos que nunca”. De puertas afuera, aseguró que no le van a “quebrar”. Como prueba de esa fortaleza, amenazó al PP con revisar todos los consensos de la democracia, incluidos los acuerdos con el Vaticano, ante la “segunda transición” que, a su juicio, pretende llevar a cabo Mariano Rajoy, con “retrocesos de tres décadas” en muchos aspectos. “Si quieren retroceder 30 años, retrocedamos en todo. Si quieren sistemáticamente vulnerar todos los consensos, nosotros aceptamos el reto. Nosotros volveremos a hace 30 años y replantearemos nuestras posiciones, que han sido sensatas siempre en pos del acuerdo, de la convivencia razonable entre todos los españoles”.

En la red social Twitter, Chacón lo felicitó e invitó a los militantes a trabajar “todos juntos por el PSOE”. En una fugaz salida tras la votación, José Luis Rodríguez Zapatero apeló a la unidad.

“Ha sido un gran congreso, con una gran variedad de ideas y ha sido un acto de una gran democracia”, apuntó.
Hace ocho años, Zapatero alcanzó contra pronóstico la secretaría general del partido por una diferencia aún menor, 9 votos, frente a José Bono.

Puente o puerto

El rostro de Alfredo Pérez Rubalcaba era ayer bien distinto del que lució la noche del 22 noviembre. Si hace dos meses y medio encabezó una candidatura con la que los socialistas tocaron suelo, ahora ha salido triunfante su propuesta de futuro pese a que la acusación principal de sus detractores en el partido era que representaba el pasado. Es su sino a lo largo de su trayectoria política. Cuando la sombra de que puede haber llegado su hora de quedar relegado a un segundo plano, Rubalcaba se repone, saca pecho y vuelve a las primeras páginas de los periódicos.

Este cántabro que va camino de los 61 años, velocista de éxito en su juventud y que se doctoró en químicas, ha dado sobradas muestras de supervivencia. El Gobierno de Felipe González dijo adiós con él de portavoz, apostó por Joaquín Almunia en las primarias que le ganó Josep Borrell, dio su apoyo a José Bono cuando fue derrotado por José Luis Rodríguez Zapatero… y siempre ha salido a flote.