Soria, el CCN y el petróleo > Ignacio González Santiago

El nombramiento de Soria como Ministro de Industria, Energía y Turismo del nuevo Gobierno de España es la mejor noticia que nos podía dar Rajoy. José Manuel Soria es un economista, Técnico Comercial del Estado, que lo hará bien en un Ministerio muy importante para España, pero además es quizás el político canario que mejor conoce la economía del Archipiélago, porque ha sido vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias. Soria dirigirá dos de las áreas claves para el presente y el futuro de Canarias, el turismo y la energía. El turismo porque es el principal sector económico de las islas que representa directamente el 30 % del PIB, y la energía, porque su explotación inteligente y racional es lo único que nos puede sacar de pobres y convertirnos en inmensamente ricos, mediante el aprovechamiento del petróleo y el gas natural, cerca de nuestras costas, como propuso el CCN en las elecciones autonómicas del 2007, hace ya cinco años. Casi nada. El ministro Soria tiene en sus manos no sólo el presente sino el futuro de las islas. Y yo me alegro por él y, especialmente, por su familia, que ha sufrido, como la mía, los ataques desaforados y evidentemente inútiles de quienes confunden la política con la porquería y pretenden ensuciar a los que sobresalen, porque ellos son mediocres. También me alegro por nosotros, el CCN, porque nos mojamos en las pasadas elecciones cuando decidimos concurrir con el PP, a pesar de que fuimos criticados duramente por algunos compañeros nacionalistas que, sin embargo, no nos consultaron previamente su pacto con NC, incumpliendo lo acordado. Ambos acertamos, ya que el PP obtuvo en Canarias los mejores resultados de toda España y nosotros fuimos los nacionalistas con mayor número de representantes en las Cortes Generales, dos senadoras, María del Carmen Suárez, por Gran Canaria, y Luz Marina Socas, por Tenerife. Y lo más importante, Soria fue quien firmó, en nombre del PP, el acuerdo con el CCN, lo que eleva ahora el documento a pacto de Estado. El pacto recoge aspectos del REF y el Estatuto Permanente en la UE, que el propio Soria será quien se encargue directamente, desde su Ministerio, de desarrollarlos, además de impulsar la reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias para, entre otras cosas, asumir las competencias en nuestras costas y definir, por fin, treinta años después de la aprobación del Estatuto, nuestro territorio. Ahora toca ponernos todos a trabajar en la misma dirección, el Gobierno de Canarias y el de España, para que Canarias salga cuanto antes de la crisis económica que mantiene a más de 300.000 canarios y canarias en el paro y muchos más en la pobreza, siendo un país rico, al tener petróleo y gas natural cerca de nuestras costas. Una dolorosa contradicción que tenemos que resolver pronto, antes de que nuevamente se rompan las familias canarias por la emigración. Me niego a que vivamos como pobres, siendo inmensamente ricos, a presenciar desde la costa como Marruecos extrae nuestro petróleo, sin que hagamos nada, a pagar más cara la luz, a aceptar, sin más, la demagogia irresponsable y económicamente suicida de quienes se oponen a todo por el mero hecho de oponerse, sin pensar en quienes lo están pasando mal. Espero, por nuestro bien, que Soria mantenga, desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, su criterio favorable a la explotación racional de nuestros recursos fósiles petrolíferos, porque su extracción puede ser compatible con el medio ambiente y el turismo, como en Noruega, y el que no lo crea que viaje, pero que no nos fastidie.