sociedad >

Un 30% de los españoles está dispuesto a tener una relación sentimental en el trabajo

EFE | Madrid

Un 30% de los españoles está dispuesto a tener una relación sentimental en el trabajo, una proporción que sube hasta el 38% si se descarta a los jefes de entre los candidatos, según señala una encuesta elaborada por la empresa de recursos humanos Randstad.

Si se comparan los datos de este sondeo -elaborado a partir de 1.200 encuestas a personas en edad de trabajar- con el del año pasado, se aprecia un descenso de nueve puntos en esta

Por segundo año consecutivo son cada vez menos los españoles que podrían tener una relación con un compañero de trabajo. | DA
percepción y de quince si se toma como referencia el de 2010.

De esta forma, cada vez hay menos gente dispuesta a tener una relación sentimental con un compañero de trabajo porque, según Randstad, la mezcla entre la esfera personal y la profesional todavía se sigue viendo con cierto recelo en algunas empresas.

Las mujeres (el 51%) se muestran algo más partidarias que los hombres (49%) a la hora de entablar una relación sentimental con un compañero del trabajo.

Pero donde hay más diferencias es en función de la edad: los jóvenes de entre 26 y 44 años (68%) son los que más entusiasmados se declaran a la hora de encontrar el amor en la oficina, mientras que los profesionales de mediana edad presentan un porcentaje del 23%.
Los menos partidarios son los mayores de 45 años (9%).

El nivel de formación también sugiere cambios a la hora de tomar una decisión de estas características: a mayor nivel de estudios (12%), menor intención de tener una relación sentimental en el trabajo.

La intención de tener una relación en los profesionales con una formación más baja sube hasta el 33% y en el personal con bachillerato o formación profesional hasta el 55%.

Todas estas pautas han permitido diseñar el perfil de la persona dispuesta a tener una relación sentimental en el trabajo: una mujer, de entre 26 y 44 años y con una formación educativa de nivel medio.

En España, las relaciones sentimentales en el trabajo no están reguladas por ley, al contrario que en otros países como Estados Unidos, y generalmente solo se encuentran sentencias judiciales que abogan por el derecho a la intimidad o por la resolución de problemas en materia de conflictos de intereses en las empresas.