megáfono > camino tornero (II)

Un barrio hecho a sí mismo

J. F. JURADO | La Laguna

La asociación de vecinos La Atalaya ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del barrio de Camino Tornero. Desde su constitución, a comienzos de los años 80, no ha cesado en su empeño de lograr mejores condiciones de vida para los ciudadanos de la zona. Estos días están de enhorabuena: tras años de espera, por fin han dado comienzo las obras de acondicionamiento de la principal vía que atraviesa el barrio.

Para llegar hasta aquí han sido necesarias muchas horas de duras negociaciones con el Ayuntamiento, reuniones aquí y allá y más de un sacrificio personal. De ello puede dar fe, por ejemplo, Juan José Hernández, el presidente fundador de la asociación vecinal La Atalaya. En su día, para facilitar la construcción de un espacio social en el barrio, cedió varios metros de su solar anexo, donde hoy se levanta parte de su vivienda.

“Al principio, solo teníamos un pequeño cuartito para reunirnos. Hasta que conseguimos el solar que, con el apoyo del Ayuntamiento de La Laguna, convertimos en la sede de la asociación”, comenta Hernández, que figura como socio número 13 de la asociación por una cuestión de superstición, y reside en la calle Pasaje Santa Ana, en la que también tienen sus viviendas otros familiares: “Todos vivimos en el barrio y la mayoría, en esta calle”. Cuenta que lleva “toda la vida” en Camino Tornero y que los cambios experimentados por el barrio en los últimos años han sido “muchos”.

Recuerda que hasta no hace mucho ni siquiera había servicio público de agua y luz en la zona, y cómo el camino que atraviesa el barrio se convertía en un auténtico barrizal los días de lluvia. En cualquier caso, asegura, “aquí siempre ha habido una excelente calidad de vida”, alterada, si acaso, por las “largas colas de vehículos que se forman cada mañana”, ya que ésta es una vía muy utilizada por los conductores que llevan a sus hijos al colegio Luther King, en Las Gavias.

Juan José Hernández fue presidente de la Asociación de Vecinos La Atalaya durante dos etapas: de 1983 a 1988 y de 1994 a 2000. Once años en total en los que “se consiguieron cosas importantes para el barrio”, gracias, en parte, a la colaboración que en su momento les prestaron alcaldes de La Laguna como el socialista Pedro Suárez, del que dice guardar “un buen recuerdo”. Su padre, Juan Hernández Pérez, también fue un destacado líder comunitario. No en vano suyo es el carnet número uno de la asociación de vecinos de Camino Tornero.

Todos en el barrio celebran la reciente llegada de las palas y las excavadoras. Las tan reivindicadas obras de mejora medioambiental son ya una realidad. Por delante les esperan largos meses de incomodidades y ruidos. Pero la satisfacción es general.