MÁSQUETENDENCIAS.COM > POR CRISTINA HERNÁNDEZ

Un buen arroz cerca de la playa

Uno de los mejores sitios en Tenerife para comer un buen arroz está en el Gran Hotel Bahía del Duque. El Beach Club es uno de los espacios gastronómicos de este hotel más demandado por sus clientes y después de probarlo opino lo mismo. Lo dirige el chef Chema Expósito y el maître Lucas Leandro y reabre sus puertas con una nueva decoración y con una sugerente carta donde su variedad de arroces y pescado se ha convertido en el mejor reclamo para disfrutar de los almuerzos al lado de la piscina y a escasos metros de la playa.

Su carta tiene una amplia propuesta gastronómica basada principalmente en la cocina mediterránea: pescados frescos, mariscos y lo más que me gusta: su amplia carta de arroces. Buenos arroces: paella de verduras y jamón ibérico, paella de conejo, arroces caldosos y así hasta quince variedades diferentes. Este restaurante se ha convertido en singular punto de encuentro entre quienes buscan un lugar junto al mar, ya que está ubicado frente a la playa del Duque. Es un lugar fresco y desenfadado donde comer bien y pasar una velada de lo más agradable. Yo no sé ustedes, pero yo tengo que comerme el pescado y las paellas cerca del mar y el puchero, en el monte. Es como ponerse en situación. Y bueno, teniendo en cuenta que en el sur de Tenerife casi siempre es verano y apetece darse un baño, nada mejor que hacerlo antes de uno de estos ricos platos.

Y es cierto que todo influye. La comida ha de ser buena pero también lo es la decoración. Este espacio estaba muy bien decorado siendo el típico restaurante de la piscina que suele haber en los hoteles.

En este 2012 reabre con nuevos aires de la mano de Raúl de la Rosa, director de imagen del Bahía del Duque, que ha sido el artífice de este cambio.

Entre otros pequeños cambios, lo más significativo es la madera en la terraza, muy acorde con el ambiente playero del entorno, las paredes, que han sido cubiertas de rafia, y las tapicerías. Sin duda, un lugar fantástico para desconectar y disfrutar de un fin de semana diferente.