MONTAÑEROS CF - CD TENERIFE>

Una derrota imperdonable

Luismi Loro, en un lance del encuentro de ayer en el Municipal Elviña Grande. / ACFI PRESS

MARTÍN TRAVIESO | La Coruña (enviado especial)

La ocasión era de oro. El Castilla había empatado y el Lugo también había pinchado. Para conseguir una ecuación perfecta solo faltaba que el CD Tenerife hiciese su trabajo y derrotase al colista. Sin embargo, una vez más se demostró que en el fútbol no siempre dos y dos suman cuatro. Por mucho que se midiesen el segundo con el último clasificado, la misión no era pan comido. Así lo entendió García Tébar durante la semana previa. Intentó motivar a sus jugadores con una reprimenda pública, pero lo que consiguió fue dinamitar el vestuario y que hubiera mal rollo. A eso hay que sumar que el campo de juego de Elviña Grande es únicamente apto para que se disputen partidos entre aficionados, no para acoger encuentros de una liga que está montada por la RFEF, culpable de que se jueguen duelos en este tipo de instalaciones tan penosas. Y por si fuera poco, los blanquiazules no se parecieron, ni de lejos, a los jugadores que sacaron cuatro victorias consecutivas. Todo eso sumado genera que el Montañeros se impusiese por la mínima, con gol de Rivera en el minuto ocho, a un Tenerife que pierde dos puestos en la tabla.

Y por si fuera poco, Andrés García Tébar pierde a Sergio Aragoneses (expulsado con roja directa en el minuto 93) de cara a la cita más crucial de la fase regular, el duelo ante el Real Madrid Castilla, el líder que visita el Heliodoro el próximo domingo. Tampoco jugarán ese partido Ferrán Tacón, que ayer vio la quinta tarjeta de la temporada y será sancionado; Ritchie Kitoko, lesionado; Kike López, igualmente con molestias y ayer ya avanzó García Tébar que sería difícil que se recuperase a tiempo; y hay que aguardar a las pruebas médicas que se le realizarán esta semana a Luismi Loro, que abandonó el campo con molestias en el muslo derecho. Muchos obstáculos para medirse con el Madrid. Lo que empieza torcido, acaba peor. Ayer lo demostró el Tenerife. La salida al campo de los blanquiazules resultó tan fría como la mañana. Faltaba la chispa y la intensidad de los últimos encuentros, probablemente porque jugar bien en un césped como el del Elviña Grande resulta casi imposible. Los jugadores del Montañeros están más acostumbrados a jugar en una superficie tan irregular y de eso sacaron provecho. De eso y de los errores infantiles que cometió la defensa tinerfeña. En uno de ellos llegó el único gol del encuentro.

Raúl Llorente se equivocó en una entrega, lo que permitió que el balón le llegase a Ruben Rivera, que sin pensarlo dos veces se plantó delante de Sergio y le batió por bajo. Apenas se habían consumido ocho minutos del cronómetro y el Tenerife ya tenía el marcador en contra. Para colmo de males, Luismi Loro pidió el cambio mediada la primera mitad. Entró al campo un combativo Ferrán Tacón, que ayer fue de lo más potable en el ataque chicharrero.

Antes de eso, en el minuto 23, los locales pudieron incluso ampliar su ventaja. Otro error de Llorente, y un despiste de Ayoze, provocaron que Jorge Caño probase fortuna. Reaccionó bien Aragoneses, deteniendo lo que claramente era el 2-0.

Pudo haber equilibrado el marcador el Tenerife en una acción a balón parado. Un córner lo cabeceó Abel en el segundo palo y el portero Ángel Díez lo desvió hacia el larguero, que se encargó finalmente de repeler el esférico. La respuesta local no se hizo esperar y en el 31 un cabezazo de Pablo López acongojó nuevamente a la escuadra que ayer vestía completamente de azul.

Llegados ya casi al final de la primera parte, el Tenerife disfrutaba por fin de cierto control del partido. Incluso tuvo otra ocasión destacada. Esta vez fue Ferrán Tacón el que nuevamente cabeceó al travesaño otra pelota (minuto 34). Antes del descanso, los visitantes pidieron penalti tras un remate de Cristóbal que pudo ser interceptado con la mano por un futbolista local. El colegiado lo pasó por alto y decretó el final del primer acto.

La segunda parte comenzó con un cambio. Abel dejó su puesto a Chechu, que fue protagonista del primer cuarto de hora tras la reanudación. El interior diestro consiguió crear peligro con sus internadas y sus pases por la banda derecha. El ex del Girona lo intentó en el 51 con un disparo que se marchó fuera. También tiró una falta que no encontró la meta de Ángel en el 79, pero antes que todo eso Rubén Rivera pudo haber sacado máximo provecho de una descordinación que tuvieron Ayoze y Pablo en el 72.

Previamente Manolo Sánchez metió en el campo a Aridane, para intentar a la desesperada lograr el empate. No hubo fortuna.

El tramo final del partido fue un cúmulo de despropósitos que se saldó con una amarilla para Ferrán y una roja directa a Sergio. En los segundos que quedaban de partido se puso bajo palos Cristóbal. No tocó un balón, puesto que hacía mucho que el partido había acabado.

[apunte]

MONTAÑEROS CF (1-0) CD TENERIFE

Encuentro de la vigésimo sexta jornada del Grupo I de la Segunda División B

Montañeros CF: Ángel Díez; Ángel Luis, Víctor, Pablo, Capi; Raúl, Cano (Tetteh, min. 68), Iván Pérez (Dudi, min. 85), Rivera; Iago (Cruz, min. 46) y Dopico.
CD Tenerife: Aragoneses; Cristóbal, Llorente, Sicilia, Ayoze; Marcos, Abel (Chechu, min. 46), Luismi (Ferrán Tacón, min. 24), Víctor Bravo (Aridane, min. 65); Perona y Kiko Ratón.

Árbitro: Víctor Manuel Gómez Ríos, del colegio cántabro. Expulsó al portero visitante Sergio Aragoneses en el minuto 93, según recoge el acta por “dirigirse a mí en voz en grito, diciendo: a tomar por el culo, pero que malo eres, tras una decisión mía”. Amonestó por los locales a Rubén Rivera, Ángel Luis y Ángel Díez; y por los visitantes a Sergio Aragoneses, Ferrán Tacón y Raúl Llorente. También fue amonestado Manolo Sánchez, segundo entrenador del CD Tenerife, aunque ayer ejerció de primer técnico, ya que García Tébar no se pudo sentar en el banquillo al encontrarse sancionado.

El gol: 1-0: min: 8, Rivera.

Incidencias: Encuentro disputado en Elviña Grande. Terreno de juego de césped artificial en pésimas condiciones. Mañana fría. Apróximadamente 100 espectadores, de los cuales cerca de 20 animaron al CD Tenerife. Ángel Galván (CD Tenerife Juvenil) fue el jugador descartado por García Tébar de los 17 que viajaron hasta Galicia.

[/apunte]