Alfonso Soriano > Cristina Tavío Ascanio

Santa Cruz de Santiago de Tenerife ha sido a lo largo de su historia una ciudad abierta, tolerante y liberal, que siempre supo reconocer los méritos de quienes por ella lucharon: Mujeres y hombres, en su inmensa mayoría anónimos, de cualquier ideología y condición, que encontraron en el amor por nuestra capital un punto de encuentro donde aparcar diferencias. Así lo atestiguan los nombres que conviven en nuestro callejero, o la medalla de la Cruz de la Orden de la Beneficencia que luce en su parte inferior el escudo municipal, histórico reconocimiento real a la ejemplar actitud del pueblo chicharrero.

Esta semana hemos conocido la noticia de un nuevo homenaje, la concesión de Honores y Distinciones por parte de nuestro Ayuntamiento a Alfonso Soriano Benítez de Lugo, en su condición de primer presidente de la Junta de Canarias. En realidad, se trata de un reconocimiento aplazado desde el pasado 19 de mayo de 2011, cuando también fueron homenajeados sus compañeros tinerfeños Vicente Álvarez, Francisco Ucelay y Adán Martín.

Como concejal en activo y miembro de la anterior Corporación que adoptó el acuerdo, Alfonso tuvo que ser excluido formalmente de dicho reconocimiento. El aplazamiento, en función del estricto Reglamento de Honores y Distinciones municipal, lejos de restarle importancia, aporta hoy una renovada dimensión a este homenaje de justicia, al que a través de estas breves líneas quiero sumarme de forma sincera y respetuosa.

Diputado por Santa Cruz de Tenerife en la Constituyente, y también en la IV, V, VI y VII Legislaturas, y senador en la I Legislatura, fue miembro fundador de la Federación de Partidos Demócratas y Liberales que presidió el inolvidable Garrigues Walker, con posterioridad, presidente y fundador de UCD en Tenerife, y años después, presidente del Partido Popular de Tenerife, entre los años 1989 y 1990. Alfonso Soriano lo ha sido todo en la política, a la que llegó de forma vocacional, como tantos otros compañeros de aquella irrepetible generación de profesionales y técnicos de la transición, que pusieron su cualificación personal a disposición del bien común y la democracia. Funcionario del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado de la Presidencia del Gobierno y del Cuerpo Superior de Administradores de la Comunidad Autónoma de Canarias, sería inútil intentar resumir aquí su trayectoria política, y mucho más difícil todavía el alcance de su aportación al desarrollo de nuestro actual modelo de convivencia. Auténtico pionero del autogobierno en las Islas, Alfonso es el testimonio vivo de una época realmente inspiradora, en la que deberíamos mirarnos más a menudo para aprender a resolver con diálogo y altura de miras los difíciles retos del futuro. Como portavoz municipal y presidenta del Partido Popular en la isla de Tenerife, quiero expresar públicamente mi felicitación personal y la de todos los afiliados y simpatizantes populares de la Isla, que nos sumamos a este justo y merecido homenaje. Enhorabuena y muchas gracias, Alfonso.

*Presidenta del PP de Tenerife, diputada autonómica y portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Santa Cruz