tragedia en suiza>

Bélgica recibe los féretros de los niños en pleno duelo nacional

Los ataúdes de los fallecidos en el accidente de Sierre, en Suiza, en un hangar a su llegada a Bélgica. | EFE

EFE/DIARIO DE AVISOS | Bruselas/Santa Cruz de Tenerife

Bélgica recibió ayer los féretros de los 22 niños y 6 adultos fallecidos en un accidente de autobús cuando volvían de un viaje a Suiza, durante una jornada de luto nacional en el que se han sucedido los homenajes en memoria de las víctimas. Entre ellos se encuentra el de Joaquín, el pequeño de apenas 11 años de nacionalidad hispano-belga cuyo padre es un prestigioso cirujano oftalmológico santacrucero. Familiares y amigos tinerfeños ya se encuentran en Bélgica para arropar a la familia en su dolor.

Instituciones públicas, escuelas, fábricas, transportes públicos y medios de comunicación detuvieron su actividad a las 10:00 GMT de ayer para rendir homenaje a los fallecidos con un minuto de silencio roto al final por el repicar de las campanas de todas las iglesias del país.

Pocos minutos antes llegaban a Bélgica los dos aviones militares que han transportado los féretros desde el aeropuerto suizo de Sión, tras haberse finalizado las tareas de identificación de las víctimas.

Los restos fueron trasladados a sus lugares de origen con escolta policial. Las autoridades prohibieron el acceso de la prensa al aeropuerto militar de Melsbroek (junto a Bruselas) para garantizar la intimidad de las víctimas.

Solo quedarán en Suiza cuatro niños que siguen hospitalizados con heridas muy graves; una de las niñas ha despertado hoy del coma artificial, mientras otras dos siguen en este estado. La repatriación dependerá de su evolución, indicaron las autoridades. Los momentos más emotivos de ayer se vivieron en las ciudades flamencas de Lommel y Heverlee, de donde procedían las víctimas.

En la escuela Sint-Lambertus de Heverlee, donde estudiaban siete de los menores fallecidos y trabajaban dos de los adultos acompañantes, los alumnos se han concentrado en el patio cogidos de la mano y han lanzado al aireo globos blancos.

En el colegio ‘t Stekske de Lommel se ha guardado también un minuto de silencio por sus compañeros y varios vecinos han formado una cadena humana en torno al ayuntamiento.
No está previsto que se organice un funeral colectivo, ya que las familias prefieren celebrarlos en la intimidad; Lommel celebrará el próximo miércoles una ceremonia en memoria de las víctimas.