fusión >

CaixaBank compra Banca Cívica por 977 millones y lidera el mercado español

El copresidente de Banca Cívica, Antonio Pulido (centro), junto a sus vicepresidentes, Jose Luis Ros (izquierda) y Fernando Moral, el lunes, antes de reunirse. / EFE

AGENCIAS – Y. R. | Barcelona – Santa Cruz de Tenerife

CaixaBank pagará 977 millones de euros por la compra de Banca Cívica, una operación que no requerirá de ayudas públicas y que convertirá al banco de La Caixa en la primera entidad financiera de España por activos (342.000 millones), depósitos (179.000 millones) y créditos (231.000 millones).

Caixabank ofrece un canje de cinco acciones propias por ocho de Banca Cívica, lo que supone valorar cada título de la entidad adquirida en 1,97 euros, un 11% menos que en su última cotización.

Si se tiene en cuenta el precio al que salió a bolsa la entidad el pasado mes de julio, a 2,70 euros, el porcentaje que han perdido los accionistas de Cívica tras el canje es de un 27%.

Este acuerdo de integración se ha ultimado en un fin de semana de intensas negociaciones y ha sido aprobado esta tarde por los consejos de administración de La Caixa y CaixaBank, así como de Banca Cívica y las cuatro entidades que la integran: Caja Navarra, Caja Burgos, Cajasol y Caja Canarias.

La Caixa ha confirmado en un comunicado que la integración de Banca Cívica no requerirá de ayudas públicas ni tendrá ningún coste para el resto del sector financiero “gracias a las fortalezas financieras de CaixaBank y a la adecuada cobertura de los riesgos de Banca Cívica”.

De hecho, CaixaBank tiene previsto devolver los 977 millones de financiación recibidos por Banca Cívica del FROB en el año siguiente al cierre del proceso de fusión, que culminará en el tercer trimestre de este año.

Con esta integración, CaixaBank será líder del mercado financiero de cinco comunidades, concretamente en Cataluña, Andalucía, Navarra, Baleares y Canarias, gracias a que entre ambas entidades se produce una importante complementariedad de redes, especialmente en Canarias, Navarra, Burgos, Sevilla, Huelva, Cádiz y Guadalajara.

“Tanto el modelo de negocio como la implantación geográfica, la calidad de la plantilla, el perfil de clientes y el compromiso social de Banca Cívica resultan complementarios con los de CaixaBank”, ha manifestado el presidente de esta entidad, Isidro Fainé.

El vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, por su parte, ha destacado que “gracias a la buena posición de capital de CaixaBank el impacto de la integración es asumible”.

Desde el primer momento, según La Caixa, la integración de CaixaBank y Banca Cívica permitirá la obtención de sinergias, que alcanzarán los 540 millones de euros a partir de 2014, si bien los costes de reestructuración se estiman en 1.100 millones de euros netos de impuestos.

En el momento de la integración, además, se realizará un ajuste del valor de los activos de Banca Cívica por un importe cercano a los 3.400 millones netos que se registrará contra reservas, por lo que no impactará en los resultados y permitirá cumplir “muy ampliamente” las necesidades de provisiones de Banca Cívica por su exposición inmobiliaria.

Según consta en el acuerdo de integración, CaixaBank destinará dos puestos de su consejo de administración a los representantes nombrados por Banca Cívica, previsiblemente sus copresidentes, Enrique Goñi y Antonio Pulido.

Además, CaixaBank y las cuatro cajas crearán unos consejos territoriales, de carácter consultivo, para Andalucía, Canarias, Navarra y Castilla-León, que asesorarán a la entidad catalana en el desarrollo de sus actividades en estas áreas.

También se mantendrá la “identidad” de las obras sociales de los respectivos territorios.

“Compartimos una misma filosofía en lo que se refiere a potenciar la obra social”, ha señalado Antonio Pulido, mientras que Enrique Goñi ha enfatizado “la importancia que para los miles de accionistas de la entidad tiene integrarse” en un banco del potencial de CaixaBank.

Una vez se aplique la ecuación de canje, Caja Navarra y Cajasol poseerán cada una el 1,204% de la entidad catalana, en tanto que Caja Canarias y Caja de Burgos contarán con el 0,848% cada una.

Tras esta operación, CaixaBank se reserva la opción de acometer otras operaciones de fusión con entidades financieras en los próximos meses, con independencia de la absorción que hoy ha aprobado con Banca Cívica.

Este punto revela que la entidad que preside Isidro Fainé podría seguir siendo un elemento activo en la ronda de consolidación que se ha abierto en el sistema financiero español.

Preocupación

El consejero de Economía del Gobierno regional, Javier González Ortiz, mostró ayer su preocupación por cómo puede afectar la fusión de Banca Cívica y La Caixa a los intereses de las Islas, así como a los empleados, oficinas y obra social de CajaCanarias. Como aspecto positivo de la fusión, señaló que CaixaBank “mantiene todavía el espíritu de caja, de implicación en el ámbito territorial”, y afirmó que las relaciones entre el Gobierno canario y La Caixa siempre han sido “beneficiosas”.

[apunte]

Cierres y despidos

Los primeros cálculos realizados por los dos grupos bancarios, explican fuentes conocedoras de las negociaciones que recoge el diario Cinco Días, arrojan un excedente de plantilla en la nueva entidad de 3.000 a 3.500 trabajadores. La fórmula que se empleará para realizar este ajuste será a través de prejubilaciones y un expediente de regulación de empleo, explican fuentes sindicales. Se espera que las medidas no sean traumáticas para la plantilla, apuntan las mismas fuentes. En cuanto al número de oficinas, el cierre será de unas 1.000 sucursales.

[/apunte]