economía >

CaixaBank reconoce contactos para absorber Banca Cívica

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

CaixaBank confirmó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que estudia absorber Banca Cívica. En una comunicación oficial, la entidad catalana indicó que está analizando diferentes operaciones de integración. En estos momentos, CaixaBank analiza las cuentas de Banca Cívica de cara a una posible adquisición.

En la misma línea se expresó Banca Cívica al asegurar que las operaciones se encuentran en “fase de estudio” sin que se haya llegado a ninguna concreción, especialmente en cuanto a la valoración de las compañías, ni que se haya tomado decisión alguna al respecto por los respectivos órganos de gobierno.

Banca Cívica no cuenta con suficientes recursos para cumplir, en solitario, con los requisitos de saneamiento de sus activos inmobiliarios que exige el Gobierno central. La entidad resultante de la fusión de Cajasol, CajaCanarias, Caja Navarra y Caja Burgos necesitaría 2.031 millones de euros, lo que la ha llevado a iniciar conversaciones con varias entidades. Banca Cívica también ha mantenido contactos con Ibercaja y, según informaron ayer varios diarios digitales, algunas fuentes apuntan a un posible pacto con Kutxa Bank, que aglutina a las tres cajas vascas.

La entidad también baraja la fusión con más entidades, sin descartar definitivamente a Bankia o Banco Mare Nostrum (BMN).

Si se materializase la unión entre CaixaBank y Banca Cívica, la entidad catalana ganaría peso en el norte de España y Canarias, donde tiene 151 sucursales, 67 en Santa Cruz de Tenerife y 84 en Las Palmas. Fuentes cercanas a CaixaBank advirtieron ayer de que no hay ninguna decisión tomada y reconocieron que se están analizando otras alternativas. Según revelaba el periódico elconfidencial.com, una de ellas sería la opción de NovaGalicia, la entidad gallega fruto de la fusión entre Caixa Galicia y NovaCaixa, para así potenciar su negocio en el norte del país.

Banca Cívica debe cerrar, antes del próximo 31 del mes de marzo, un acuerdo, si no quiere quedarse fuera de los requisitos exigidos por la nueva reforma financiera. En este sentido, fuentes de esta financiera aseguraron ayer que las coincidencias con Caixa Bank son mayores puesto que “nos une la defensa de nuestros accionistas y el mantenimiento de la Obra Social”. Agregaron que, al tratarse de dos entidades que cotizan en Bolsa, el canje resultaría “relativamente sencillo”.

Pocas horas después de confirmarse estas negociaciones, Banca Cívica lograba una revalorización del 4,18%, con lo que sus títulos se cambiaban a 2,418 euros, por debajo de los 2,7 euros con los que se lanzó al mercado en julio pasado, y su capitalización alcanzaba 1.202 millones de euros, según informó la agencia Europa Press.

CaixaBank, por su parte, mantenía una evolución bursátil más discreta y subía apenas el 0,03%, hasta 3,261 euros, con lo que su valor en bolsa era de 12.522 millones de euros.
Según elconfidencial.com, la entidad resultante de esta absorción tendría una capitalización bursátil de aproximadamente 13.700 millones de euros, en la cual los accionistas de Banca Cívica tendrían prácticamente el 9%. Al cierre del pasado ejercicio económico, CaixaBank contaba con unos activos de 270.425 millones de euros, mientras que Banca Cívica alcanzaba 72.193 millones de euros.

Los sindicatos de la isla de Tenerife se mostraron ayer cautelosos con la repercusión laboral que esta operación financiera tendría en Canarias. “Todo son rumores”, explicó la presidenta del comité de empresa de la Unión General de trabajadores (UGT) , Carmen Llorent.

Desde Comisiones Obreras (CC.OO.), Victoria Peña, afirmó que, si se produce esta absorción, la realidad “cambiará porque existiría un solapamiento” de las oficinas en las Islas.

Banca Cívica ya anunció el cierre de 150 sucursales en España y la necesidad de ahorrar 150 millones en personal.