salud >

El 74% de las niñas y adolescentes que sufren un cáncer se curan y podrán ser madres

EFE | Zaragoza

El 74% de las niñas y adolescentes que sufren un cáncer se cura y todas ellas, a pesar de los tratamientos de quimioterapia o radiación, podrán ser madres en un futuro si ésa es su decisión gracias a la técnica de la criopreservación de tejido ovárico.

Así lo ha expresado en declaraciones a Efe el presidente de la Sociedad Española de Ginecología (SEGO), Josep María Lailla, quien hoy ha participado en la inauguración de la quinta edición del Congreso de la Asociación de Ginecología y Obstetricia de Aragón, un encuentro que reúne a unos 220 ginecólogos.

Lailla ha insistido en la importancia de la técnica de la criopreservación de tejido ovárico, ya que beneficia a aquellas mujeres jóvenes o niñas que tienen una enfermedad maligna, como por ejemplo un cáncer, y se ven obligadas a recibir tratamientos muy potentes -como quimioterapia o radiación- que pueden alterar su función reproductora.

Esta técnica ha sido “un gran avance”, ya que el 74 por ciento de esas niñas y adolescentes se curan de sus enfermedades y si después quieren ser madres “tienen derecho a ello” y se les está dando la posibilidad.

Como médico éste es el caso que “me preocupa y me enorgullece”, ha comentado Lailla, quien ha remarcado que se está “trabajando muy bien” y “España es pionera en estas técnicas”.

De hecho, ha comentado que en el Hospital San Juan de Dios de Barcelona se está siguiendo el caso de una chica que tuvo cáncer y que está en el primer trimestre de embarazo, algo “muy importante porque abre muchas espectativas”, ha recalcado.

Por otra parte, Lailla ha defendido “el buen nivel” de la sanidad en España, que en su opinión se debe “mantener y equilibrar” a pesar de que la situación económica “es muy mala”.

“Todos tenemos que hacer un esfuerzo”, pero lo más importante es rechazar y evitar en cualquier caso la “medicina mala o defensiva”, que “se ha implantado en España” como consecuencia de “las demandas injustificadas”.

En muchas ocasiones, “tienes delante a una paciente que te pregunta si no le vas a hacer un TAC y ya de entrada te advierte e incluso amenaza con demandarte si después pasa cualquier cosa”. Pero el profesional y quien decide, incluso asumiendo el riesgo de equivocarse, es el médico, ha subrayado el presidente de SEGO.

Porque “lo que no puede ser es que tengamos cifras de un 80 por ciento de TAC normales”, eso “quiere decir que algo está fallando”, ha lamentado.

Ha explicado que en 20 ó 25 años se ha pasado de la medicina de los síntomas y signos a la medicina de la biología molecular, y como anécdota ha recordado que cuando estudió la especialidad no le enseñaron ni ecografías ni otras cuestiones consideradas hoy en día “básicas”.