ENTREVISTA > ALBERTO BERNABÉ

“El decreto de pago a los proveedores es un negocio redondo para los bancos”

RAÚL DÍAZ | Santa Cruz de Tenerife

Alberto Bernabé. / FRAN PALLERO

Desde la semana pasada el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha sido de las primeras administraciones públicas en abrir una oficina para el pago a proveedores. El responsable de las finanzas del consistorio capitalino, Alberto Bernabé, hace un análisis de lo que supondrá este decreto para la economía de la ciudad los próximos años.

-Santa Cruz ha sido de los primeros ayuntamientos en crear una oficina para el pago a proveedores. ¿Cómo ha sido la acogida en esta primera semana?

“La verdad es que está yendo muy bien, y un ejemplo fue el número de empresarios que vinieron el primer día a comprobar sus facturas. Es importante recordar que no hay un plazo determinado para venir por la oficina que hemos habilitado, ya que lo pueden hacer durante todo el año y nosotros tenemos la obligación de contestarles en un plazo de quince días porque si no estaríamos incurriendo en silencio administrativo”.

-Desde su departamento uno de los objetivos que se han marcado no solo es el pago a los proveedores, sino la mayor transparencia en toda esta operación.

“Efectivamente, hemos querido ser muy diligentes con esta oficina porque lo que queremos es darle la mayor de las facilidades a las empresas que vengan a interesarse por la situación de sus facturas. Haremos balance cada mes para que haya la mayor de las transparencias. Lo que todavía no nos ha aclarado el Ministerio es qué pasará con las facturas que nos lleguen después de que se hayan aprobado todas las operaciones, que tienen un monto total de cincuenta millones de euros”.

-Estamos hablando de una deuda que ustedes tienen con cerca de 600 empresas y repartida en más de 3.000 facturas. Ha sido mucho tiempo para algunas empresas, que seguramente ya no existirán debido a sus deudas.

“En lo que respecta a nuestro Ayuntamiento, no, ya que la mayoría de las empresas todavía tienen contrato en vigor con el Ayuntamiento. Lo que pasa es que tenemos un retraso de una media de nueve meses. Una de las cosas buenas que tiene este decreto es que de un retraso de nueve meses en el pago se pasará a menos de tres”.

-Y aparece la figura de la banca que será la encargada de hecer los pagos y donde las administraciones públicas pasan a ser sus deudores.

“Ahora mismo las puertas de los bancos están cerradas y este decreto lo que hará es que muchas empresas normalicen su relación y puedan saldar sus préstamos. Estamos convencidos de que gran parte del flujo de dinero que van a dar los bancos volverá a sus arcas porque servirán para pagar las deudas que tienen contraídas las empresas con ellos. Por lo tanto, los bancos ganan dos veces. Con este decreto esta operación es un negocio redondo para los bancos, que además tiene todas las garantías de cobro ya que viene avalada por el Estado”.

-Desde que se anunciara el decreto muchos ayuntamientos dudaron de la medida por el alto coste de intereses que podría suponer estas operaciones. ¿Es asumible para el Ayuntamiento de Santa Cruz?

“Durante los próximos dos años vamos a tener que pagar unos intereses que nos van a suponer cerca de cinco millones de euros, y una buena parte se pagará con lo recaudado en el IBI”.

-En este goteo de información nos hemos enterado de que el plan de ajuste también pide despidos y reducción de salarios, si hicieran falta para ajustar las cuentas. ¿Es objetivo de su Concejalía más despidos y reducciones salariales?

“Aquí el ministro Montoro se contradice ya que habla de que su gobierno no quiere destruir empleo, pero el plan de ajuste exige hacerlo. No solo el empleo, sino que habla también de la reducción de salarios. Nosotros no vamos a tocar nuestra plantilla porque ya lo hemos hecho, igual que los salarios. Santa Cruz hizo la tarea en junio del año pasado, y es que tenemos 300 personas menos desde el año 2007. Es más, del año pasado a éste hemos reducido cincuenta puestos más. Tenemos el grupo de gobierno más pequeño y barato de la democracia y en el tema tributario hemos hecho un leve movimiento que significará seis euros por familia al año”.

-Una cosa tendrá clara, y es que la situación de llegar a deber cincuenta millones de euros a proveedores no se debería repetir más.

“Nosotros ya dijimos desde que llegamos al grupo de gobierno que íbamos a implantar nuevos métodos y lo estamos llevando a cabo. A nosotros no nos hacen falta los controles que nos van a hacer desde la Intervención General del Estado. Somos muy transparentes, y en este Ayuntamiento lo van a tener muy fácil porque vamos a darles toda la información que pidan”.

-¿Y todo esto en qué puede quedar después del próximo día 30 de marzo, que es la fecha propuesta por Mariano Rajoy para sacar los Presupuestos Generales del Estado?

“La hipótesis de recortes sería una pésima noticia para los que hemos hecho ya las previsiones para este año. La contradicción es que tenemos que remitir el día 30 un plan de ajuste, el mismo día en que se aprobarán los PGE, y si vienen en cascada tendremos que rectificarlo. Si hay un recorte de tan solo un euro en el dinero que se nos tiene que transferir nos veremos obligados a hacer un ajuste este mismo año”.