debate de la nación>

El Gobierno incide en que el récord en la llegada de turistas fue por las bonificaciones

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha adelantado que las perspectivas turísticas para los próximos meses son razonables y ha insistido en la bondad de las bonificaciones aéreas, vigentes hasta finales del pasado año, en el récord en la llegada de turistas registrados en 2011.

En la primera jornada del debate de la nacionalidad canaria, Rivero ha destacado que en 2011, no solo aumentó el número de turistas extranjeros que visitaron Canarias, y que compensó, dijo, la disminución en la llegada de turistas peninsulares, sino que aumentó el gasto turístico y alcanzó los 11.000 millones de euros.

El presidente canario atribuyó el aumento en la llegada de turistas a los incentivos a las tasas aeroportuarias y como ejemplo dijo que el turismo comenzó a crecer en 2011 cuando entraron en vigor estas bonificaciones.

Detalló que según el Instituto Nacional de Estadística, en 2010 se recuperó casi un millón de turistas cuando en 2009 el sector pedía ayuda “por todas partes”.

Rivero explicó que las bonificaciones las han recibido 28 compañías aéreas y con estas ayudas se ha tratado, entre otros objetivos, de primar a todas las compañías que trajeran más pasajeros, a las que aumentaran sus frecuencias, a las que diseñaran nuevas rutas y a la que utilizaran a Canarias como escala para recoger y dejar pasajeros.

“Todas las medidas funcionaron y el resultado final es que hemos batido el récord de llegada de turistas”, dijo el presidente canario, quién agregó que también se ha tratado de que el sector turístico sea más sólido con la apertura de nuevos mercados como Francia o Italia.

El presidente canario dijo que la crisis ha producido un corrimiento de los poderes económicos y una traslación del poder económico hacia la zona de Asia-Pacífica al tiempo que resaltó la gran potencia que se está fraguando en América Latina mientras que África también empieza a crecer económicamente.

“Se está creando un espacio diferente”, vaticinó el presidente, quien estimó que España debe buscar su espacio.