sanidad >

El oncólogo del Hospital Universitario de Canarias (HUC), Norberto Batista, señala que en Canarias se diagnostican cada año 120 casos de melanoma

EUROPA PRESS | Santa Cruz

El doctor Norberto Batista, jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Canarias ha dicho este miércoles que cada año se diagnostican en Canarias 120 casos de melanoma.

“A pesar de que tenemos más horas de sol que otras partes de España, no tenemos más casos de melanoma”, subraya en un comunicado. No obstante, advierte de que la incidencia de la enfermedad podría crecer en los próximos años debido al cambio de costumbres experimentado por la sociedad española en los últimos 20 años.

“La cultura del sol se ha impuesto en las últimas décadas y se empiezan a pagar sus consecuencias”, explica.

Por este motivo, este experto considera que hay que incidir más en la prevención del melanoma y su diagnóstico precoz, fomentando una interconexión rápida entre la primera línea de atención al paciente, los médicos de primaria, y los equipos de dermatología.

“El mejor melanoma es el que nunca se tiene, pero si un paciente llega a la consulta de atención primaria con una lesión cutánea sospechosa, no puede estar en la lista de espera de dermatología tres meses”, sostiene.

En este sentido, Batista recuerda que en los hospitales de Canarias hay unidades específicas de melanoma integradas por dermatólogos, oncólogos y cirujanos plásticos, además de canales de conexión rápida entre medicina primaria y el servicio de dermatología, con médicos especializados en el melanoma.

“El problema es que este no es un esquema universal en el resto de España”, se lamenta.

Con el fin de mejorar la atención que reciben los pacientes diagnosticados con melanoma en España, el Grupo Español Multidisciplinar del Melanoma (GEM) ha elaborado un informe para un mejor abordaje del melanoma en España, iniciativa en la que han colaborado el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

En concreto, piden dotar de más recursos y medios a la investigación básica y clínica en melanoma, fomentar la colaboración entre investigadores, compañías farmacéuticas y administraciones para llevar los avances de la investigación a la práctica médica, y crear redes de investigación similares a las que existen en el cáncer de mama y en otras patologías.

Por otro lado, el informe propone crear estructuras coordinadas de diagnóstico y tratamiento del melanoma en los hospitales españoles, fomentar un abordaje multidisciplinar del melanoma, integrando a todos las especialidades implicadas en su diagnóstico y tratamiento (dermatología, anatomía patológica, cirugía y oncología médica), y unificar los diferentes registros de melanoma existentes en España, así como fomentar su uso, para obtener una visión más completa y real de esta enfermedad en nuestro país.

Además, el informe establece la necesidad de incidir en las campañas de prevención y diagnóstico precoz del melanoma, facilitar el acceso de los pacientes a los tratamientos innovadores y reforzar el papel de las asociaciones de pacientes como garantes de los intereses de los afectados.


El melanoma en España

Cada año se diagnostican en España 3.200 nuevos casos de melanoma, un tipo de cáncer de piel que se origina en los melanocitos, las células de la piel encargadas de producir melanina. Este tipo de tumor es el responsable del 80 por ciento de los fallecimientos por cáncer de piel. De hecho, cada año se diagnostican más de 3.000 casos en España, un tercio de ellos en fase avanzada.

Este tipo de cáncer puede afectar a cualquier persona y en cualquier edad, si bien es más habitual en personas con piel clara y a partir de los cincuenta años. En los hombres suele localizarse en el tronco, mientras que en las mujeres aparece con mayor frecuencia en las piernas.

La localización del melanoma en el tronco y las extremidades también es más habitual en pacientes jóvenes, mientras que en los de mayor edad el tumor suele aparecer en la cabeza y el cuello.

Si el tumor se detecta a tiempo, las tasas de supervivencia tras la extirpación son altas. En el caso del melanoma avanzado: la quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia han resultado tradicionalmente poco eficientes. Afortunadamente, la investigación básica ha permitido el desarrollo de fármacos que por primera vez aumentan la vida media de ciertos grupos de pacientes.