Política Agraria Común (PAC) >

El PNV exige al Gobierno que rechace “rotundamente” la liberalización de plantación de viñedos

Imagen de archivo de unos viñedos en Tegueste. / DA

EUROPA PRESS | Madrid

El PNV exige al Gobierno que se posicione “de forma clara y rotunda” en contra de la liberalización de los derechos de plantación de viñedos prevista en la Organización Común de Mercados Vitivinícolas (OCM) -el reglamento comunitario de los elementos básicos del sector- en el marco de la futura Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea, que deberá estar implantada en los estados miembro antes de que acabe el año 2018.

En una proposición no de ley (PNL) presentada ante la Comisión de Agricultura del Congreso, y a la que ha tenido acceso Europa Press, la formación jeltzale reclama al Ejecutivo que se posicione en contra de la liberalización de los derechos de plantación de viñedos y también de la posibilidad de crear organizaciones de productores para este sector.

Según prepara la Unión Europea, la OCM prohíbe plantar viñedos de vinificación hasta el 31 de diciembre 2015, si bien los estados pueden mantener la prohibición hasta finales de 2018. Sin embargo, a partir de esa fecha los gobiernos deberán liberalizar los derechos de plantación.

En su propuesta, el PNV explica que alterar el actual formato, “puntero en el mundo”, podría suponer el fin de los controles sobre las superficies de viñedo cultivadas y, consecuentemente, la ruptura del equilibrio del mercado, además de una “importante pérdida patrimonial para los agricultores” y un “fuerte desequilibrio medioambiental” y “paisajístico” sin que ello supusiera una mejora en las posibilidades de crecimiento de estas explotaciones o de las regiones vitícolas.

Rechazo a organizaciones de productores

Por otra parte, el PNV también rechaza la “pretendida creación de organizaciones de productores de vino (OPV)”, una figura que ya existe en el sector hortofrutícola y que, según los nacionalistas vascos, “acabaría con el único mecanismo de control sobre las producciones”.

Además, la iniciativa alerta de las “enormes carencias” de esta figura, que “excluye” a los productores que no se adhieren a ella y cuyos beneficios “aún no se han demostrado”. Por ello, “la mayoría de los agricultores europeos elige no participar en este régimen” a pesar de que garantiza ayudas económicas para sus miembros.

Finalmente, el PNV reprocha que España no suscribiera la carta enviada el pasado mes de abril al comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, por los ministros del ramo de Alemania, Francia, Italia, Chipre, Luxemburgo, Austria, Portugal y Rumania, expresando su “preocupación” por la implementación de la nueva normativa, y reclamando una prórroga del actual sistema de derechos.

“El Estado español no firmó el escrito, a pesar de que organizaciones, cooperativas y los propios Consejos Reguladores del vino han expresado la misma preocupación al Ministerio”, recrimina el PNV, exigiendo así al ministro Miguel Arias Cañete que se “sume a la iniciativa”. En noviembre, el comisario dijo estar dispuesto a discutir de nuevo el acuerdo.