ECONOMÍA>

El PP pide la aplicación de las cláusulas que garantizan el futuro del sector platanero canario

Europa Press | Santa Cruz de Tenerife

El eurodiputado canario del PP Gabriel Mato ha solicitado este jueves que se garantice el futuro del sector del plátano canario a través de la aplicación de las cláusulas de salvaguardia pactadas en el acuerdo comercial con Colombia y con Perú, así como el de Asociación con seis países de América Central, tal y como ha dejado patente durante su intervención en la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo.

Pese a que desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa el Parlamento Europeo tiene poder de codecisión en la transposición a la legislación comunitaria de las cláusulas de salvaguardia pactadas en los acuerdos comerciales, Mato ha señalado que este aspecto ha quedado relegado a un asunto “casi virtual”, teniendo en cuenta que las cláusulas son parte integrante de unos acuerdos de cuya negociación el Parlamento se encuentra excluido.

En este sentido, el eurodiputado del PP ha manifestado que, tal y como ha dejado claro en el informe que ha elaborado para la Comisión de Agricultura, es necesario “pedir una mayor implicación del Parlamento Europeo en las negociaciones comerciales con países terceros”, teniendo en cuenta las importantes repercusiones que tienen dichos acuerdos para los colectivos económicos de la Unión Europea.

En esa línea, ha propuesto que desde la Comisión de Comercio Internacional se lidere una corriente de opinión a favor de una mayor imbricación del Parlamento en esas negociaciones, de forma que dicha institución pueda tener información puntual del contenido de las negociaciones sin esperar a que estas hayan finalizado.

Gabriel Mato ha matizado que, en estos momentos, la Eurocámara sólo interviene en los acuerdos con países terceros “cuando ya es demasiado tarde” y en el caso de las cláusulas de salvaguardia, actúa únicamente en la fase de transposición a la legislación europea, por lo que su margen de maniobra “es muy limitado”.

El eurodiputado ha apostado por una mejora del acuerdo comercial con Colombia y con Perú, y el de Asociación con seis países de América Central mediante la supresión de lagunas que pudieran dar margen a la interpretación, así como el refuerzo de la eficacia de las medidas de salvaguardia con vistas a hacer frente a eventuales distorsiones de los mercados comunitarios.

Mato ha querido recordar que ambos acuerdos tienen fuertes repercusiones en materia agrícola, siendo el banano el producto estrella de la negociación agrícola, sobre todo teniendo en cuenta que la Comisión Europea ha otorgado a esos países un nuevo recorte del derecho arancelario aplicado por la Unión Europea a las importaciones.

Ha añadido que los dos convenios contienen un “mecanismo de estabilización del banano”, cuya finalidad es evitar que las importaciones de este fruto en la UE superen determinados umbrales.

SIN MARGEN DE INTERPRETACIÓN

En opinión de Mato, este mecanismo de estabilización del banano permitiría suspender el derecho aduanero en el caso de que se alcanzaran determinados umbrales de importación pero solo durante un periodo máximo de tres meses y hasta 2020. Además, ha explicado que los cupos fijados para su desencadenamiento han sido calculados muy al alza, por lo que el mercado podría sufrir perturbaciones incluso antes de ser alcanzados.

Ante esta situación, el eurodiputado canario ha alertado de que el desencadenamiento del mecanismo no sería automático, de acuerdo con la propuesta de la Comisión, al mismo tiempo que dejaría abierto un gran margen de interpretación que, insistió, es necesario limitar para garantizar una mayor protección de las producciones plataneras europeas.

A juicio del eurodiputado, y como ya está recogido en una enmienda al artículo 13 del reglamento, sería necesario introducir aquí una aclaración y especificar que solo en caso de fuerza mayor dejaría de aplicarse este mecanismo.

Por otro lado, ha informado de que ha introducido otras enmiendas dirigidas a reforzar el peso del mecanismo de estabilización para que sirva como verdadera luz de alarma y como argumento suficiente para adoptar medidas de salvaguardia apropiadas.

El establecimiento de una conexión entre ambos instrumentos es otro de los aspectos objeto de las enmiendas presentadas por Gabriel Mato, como la relativa al artículo 4 del texto de reglamento, donde se dice que la simple circunstancia de alcanzar los cupos de activación del mecanismo debería tenerse en cuenta dentro de los factores que han de ser analizados a la hora de poner en marcha la cláusula de salvaguardia. En este sentido, ha defendido que esa cláusula se aplique, en caso de que sea necesario, al sector del banano.

MEDIDAS DE VIGILANCIA

Entre las acciones planteadas por Gabriel Mato figura también la adopción de las medidas de vigilancia previas previstas en la cláusula de salvaguardia una vez alcanzado el volumen de activación del mecanismo, con el objetivo una vez más de establecer un vínculo entre los dos instrumentos.

Por otro lado, ha hecho hincapié en el refuerzo del seguimiento de las importaciones de banano en la Unión Europea para prevenir distorsiones en el mercado y poner en marcha las medidas de salvaguardia previstas en los acuerdos cuando se reúnan las condiciones exigidas. Asimismo, ha planteado un control de las exportaciones realizadas por los países latinoamericanos, aspecto para el cual la Comisión deberá intercambiar información no sólo con los Estados miembros, sino también con la industria de la Unión.

Por otro lado, ha solicitado la presentación de un análisis anual sobre la evolución de las importaciones de banano y de su impacto en las producciones europeas.