transporte aéreo >

Fomento supervisará el precio de los billetes entre Península y Canarias

EFE | Madrid

El Ministerio de Fomento ha creado un observatorio de precios para supervisar las tarifas que ofrecen las aerolíneas entre la Península y las islas tras el cierre de Spanair el pasado y determinar si este cese ha supuesto una revisión al alza de las tarifas, según ha anunciado la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, y a fin de cubrir el hueco dejado por Spanair, Pastor ha anunciado que su departamento invertirá cerca de 1,2 millones anuales para garantizar el servicio directo de la ruta Menorca-Madrid y 6,2 millones para mantener operativos los enlaces de La Gomera y El Hierro con el resto de las islas.

En este sentido, ha indicado que licitará en los próximos meses las rutas La Gomera-Tenerife Norte, La Gomera-Gran Canaria, El Hierro-Gran Canaria y Gran Canaria-Tenerife Sur.

Estas rutas insulares “de baja demanda” las operaba en solitario Binter Canarias, que anunció en 2011 la retirada de algunas de ellas.

El contrato tendrá una duración de dos años y contará con un presupuesto máximo de 3,1 millones de euros anuales a pesar de que el cese de la actividad de Spanair no ha supuesto la desaparición de ninguna de las rutas que la compañía operaba hasta enero entre Canarias y la Península.

Por su parte, en Baleares sólo quedará sin servicio directo durante la próxima temporada área de invierno (noviembre-marzo) la ruta que une el aeropuerto de Menorca con Madrid debido a su escasa demanda, ha agregado Pastor.

Para paliar esta carencia, Fomento destinará unos 1,2 millones anuales para asegurar la conectividad de Menorca con Madrid durante la temporada invernal.

Asimismo, Fomento supervisará de las variaciones de los precios de las tarifas con el objetivo de detectar cualquier efecto potencialmente perjudicial para la economía local y la conectividad de las islas tras el cierre de Spanair.

En consecuencia, Pastor ha destacado que los sistemas informáticos de las aerolíneas modifican los precios casi en segundos en función de la demanda y los picos estacionales.

Una circunstancia, que en algunos casos ha provocado variaciones de los precios entre las islas y la Península a dos semanas vista que oscilan entre los 60 euros y los 800 euros.

La ministra, que ha comparecido para explicar, entre otros puntos, el cese de Spanair, ha confiado en que un cierre abrupto de tal magnitud y de una de las compañías aéreas “con más tradición y prestigio” no se vuelva a producir.

Además, ha mostrado su apoyo a los más de 2.600 trabajadores afectados por el cierre, algunos de los cuales se han manifestado durante esta tarde a las puertas del Congreso, al tiempo que ha reconocido que algunas de las reglas que se exigían no eran suficientes.