Ganarle al Menorca es cosa de todos

JUAN S. SÁNCHEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El Iberostar Socas Canarias tiene ante sí la oportunidad de dejar visto para sentencia su ascenso a la Liga ACB. Recibe al Menorca, al que le lleva tres victorias y al que doblegó a domicilio (62-72). Un triunfo amarillo sería definitivo, alejaría a los baleares a cuatro victorias más el average y dejaría a los aurinegros con pie y medio en la mejor liga de Europa.

Doblegar al Menorca no será tarea fácil. Y más con los problemas físicos que varios de los integrantes del plantel aurinegro han arrastrado durante toda la semana. Martínez ya aseguró en rueda de prensa que Donaldson y Richotti estarán sobre el parqué “aunque no estén al cien por cien”. El concurso de Richi Guillén, sin embargo, no estaba asegurado. El jugador tinerfeño mantiene esas molestias en su rodilla derecha procedentes de un esguince y lo más probable es que no forme en el quinteto titular y sea reservado en función del desarrollo del encuentro, pero el jugador no tiene la intención de perderse un encuentro trascendental como el de esta noche.

Será un partido para valientes y si ha habido una plantilla que ha demostrado valentía esta temporada es la del Iberostar Socas Canarias. Ha conseguido superar todos los obstáculos que se le han presentado en forma de problemas físicos y sus jugadores han sido capaces de vencer en la mayoría de las canchas más complicadas. La de hoy será otra prueba de fuego para un grupo elegido y trabajado para el éxito.

Enfrente estará la plantilla más completa de la competición. El Menorca cuenta con dos bases de gran nivel como Jorge Jiménez y Dani Pérez, un grupo de aleros de categoría como Bas, Blanch, Bravo y Navarro y un juego interior a la altura del de cualquier equipo ACB con Morentín, Arteaga, Matalí, Otegui y el recuperado Coppenrath.

“En líneas generales, tendremos que hacer un partido excelente o casi perfecto para ganarles, pero pienso que somos capaces de hacerlo”, dijo el técnico balear, José María Berrocal.