televisión >

James Cameron viajará a la zona más profunda de la Tierra

EFE | Madrid

James Cameron, director de “Titanic” y “Avatar”, va a descender hasta la Fosa de las Marianas, el punto más profundo de la Tierra, y participar en el lanzamiento de un proyecto de exploración sobre las profundidades del Océano Pacífico junto con National Geographic Channel.

A bordo del Deepsea Challenge, un vehículo sumergible especialmente diseñado para esta tarea, James Cameron, nombrado explorador residente de National Geographic en 2011, se sumergirá en la fosa marina mas abismal de la corteza terrestre, con 11,2 kilómetros de profundidad, ha informado el canal.

La expedición, llamada Deepsea Challenge, marca el inicio de un proyecto científico para conocer el fondo del Pacífico noroccidental (al sureste de las islas Marianas), la parte más profunda del océano, destinada a enriquecer nuestro conocimiento sobre una de las zonas más desconocidas del planeta, según la nota de prensa.

James Cameron tiene previsto permanecer seis horas en el fondo de la Fosa de las Marianas para recoger muestras que más tarde serán utilizadas en investigaciones de biología marina, microbiología, astrobiología, geología marina y geofísica.

El director y su equipo han recogido esta semana pruebas en las inmersiones que han realizado en aguas de Papua Nueva Guinea a bordo del Deepsee Challenge, un vehículo tripulado que puede bajar a mayor profundidad de la historia, según la nota de prensa.

La expedición formará parte de un documental para National Geographic Channel, que se estrenará próximamente y contará los esfuerzos científicos y técnicos que hay detrás de esta inmersión histórica.

La Institución de Oceanografía Scripps de San Diego es el principal colaborador del proyecto, considerado la primera exploración científica hecha por un vehículo tripulado a la Fosa de las Marianas, a unos 322 kilómetros al suroeste de Suam.

El punto más profundo de las Fosa de las Marianas ha sido alcanzado sólo una vez con una inmersión tripulada. El 23 de enero de 1960, el teniente de la marina estadounidense Don Walsh y el oceanógrafo suizo Jacques Piccard permanecieron aproximadamente 20 minutos en el suelo del océano antes de volver a la superficie a bordo del Trieste.