siete metros >

La crísis, también en el balonmano, por Javier Rodríguez

Que la crisis es una constante en la actualidad está más que claro. Y que en las disciplinas deportivas modestas es donde más se nota, sobre todo a nivel de clubes, es prueba más que evidente. Los equipos de balonmano no se salvan de esto y son una reseña clara de esta situación, ya que a los múltiples problemas a la hora de confeccionar sus plantillas hay que sumar el insularismo, ya que los desplazamientos son muy costosos y las subvenciones suelen llegar con un año de retraso (con el consiguiente obstáculo en muchas ocasiones que se tiene con las agencias de viajes). A esto hay que añadir que los patrocinadores no están por la labor de apoyar a los equipos. La situación actual del balonmano en Tenerife es una buena prueba de ello, ya que se ha pasado de equipos que solían sacar adelante sus participaciones con holgura, a otros que luchan por no descender. De estar en la elite a militar en categorías a las que no se estaba acostumbrado, como sucedió con la desaparición o ‘cesión’ de la plaza del Tenerife Tres de Mayo al Guanches Lanzarote, al no poder hacer frente a sus deudas. Pero en estos momentos tenemos al Puerto Cruz Tenerife en Primera Nacional, club que ha habido semanas en el que apenas tenía poder económico para poder viajar (llegaron a pagarse los billetes sus jugadores) o el Tejina y el Salud, tratando de salvar la categoría con lo justo. Pero no solo los clubes llegan a esta situación. Las propias federaciones deben hacer frente a recortes en las ayudas y por consiguiente, en sus presupuestos. Un buen botón de muestra fue el reciente Campeonato de España de selecciones territoriales, donde las concentraciones para formar combinados se situaron solo en dos, así como se redujo el número de jugadores desplazados. La crisis llega también a la base. Aún así, hay que destacar que el futuro no es nada halagüeño, ya que para las competiciones nacionales del próximo ejercicio se esperan bajas notables a nivel de clubes. Una prueba de ello la tenemos en el aplazamiento del encuentro del Salud Tenerife el pasado domingo frente al Rótulos Plasneón o a lo que se avecina, con Nacionales para los que las entidades deportivas isleñas deberán hacer milagros para poder estar presentes.