economía >

La inversión directa extranjera en Canarias roza su nivel más bajo

Imagen de archivo de una trabajadora china contando 'renminbis', que significa moneda del pueblo y su unidad básica es el yuan. / DA

MARÍA FRESNO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La inversión extranjera directa en Canarias bajó, hasta el tercer trimestre de 2011, un 67,23%, al situarse en 37,32 millones de euros, frente a los 113,9 del año 2010. Se trata de la mayor caída de la inversión en el Archipiélago desde que se iniciara la crisis en 2008. En este año, los inversores foráneos se dejaron en las Islas 20,8 millones de euros, cifra que se incrementó un 367% con respecto a 2009.

Según los datos oficiales de la secretaría de Estado de Comercio Exterior, recogidos por el Parlamento de Canarias, los flujos de inversión extranjera directa crecieron en Canarias un 48,45% en 2010 con respecto al ejercicio anterior, situándose como la séptima región con mayor volumen de toda España con 113,9 millones de euros, y la octava en cuanto a crecimiento registrado.

Sin embargo, los datos de la inversión bruta total, es decir, la no directa, la que incluye aquellas inversiones por parte de empresas ETVE, que son las entidades de tenencia de valores extranjeros; no se reduce sino que aumenta un 42,94% entre los años 2008 y 2009, mientras que se multiplicó casi por once en 2010 hasta situarse en los 862,52 millones y en los 984,73 millones en el primer trimestre de 2011. Con las últimas cifras disponibles, hasta el tercer trimestre de 2011, la inversión directa supuso apenas un 3,8% sobre el total.

En 2010, la mayor parte de las inversiones fueron realizadas por empresas ETVE, como en 2008, no siendo así en 2009. En total, las inversiones de empresas de tipología ETVE supusieron de media el 77,6% del total de la inversión extranjera en Canarias desde 2008.

Esto demuestra, según el Gobierno de Canarias, “que la inversión no sigue un patrón constante”. En 2009, las inversiones directas supusieron un 97,1% sobre el total, para representar tan solo un 13,2% al año siguiente.

Los sectores de Canarias que han protagonizado las inversiones de mayor cuantía fueron los relacionados con el terciario, que siguen copando la inversión directa en el Archipiélago, aunque, según revela el Gobierno, se comienzan a apreciar desvíos puntuales hacia otros sectores “sin una razón aparente y sin una continuidad temporal. Esto se debe, argumenta el Ejecutivo canario, “a que las actividades con mayor capacidad para atraer inversión desde el exterior son aquellas que se encuentran más implantadas en el territorio”.

Además, “teniendo en cuenta que la contribución del sector servicios a la composición del Producto Interior Bruto (PIB) en Canarias alcanza cifras por encima del 78%, no deberían sorprendernos estos resultados”. El comercio al por mayor recibió en 2010, 51,86 millones de euros; el comercio al por menor 42,67 millones y las actividades inmobiliarias supusieron 2,3 millones de euros.

Orígenes por países

Por países, tradicionalmente era Estados Unidos el que lideraba la inversión extranjera en Canarias. Sin embargo, destaca que, en 2010, Australia pasase a ocupar la primera posición con una única inversión de 99,9 millones de euros.

Un caso similar es el que se produce con las Islas Vírgenes británicas que, en los últimos años especialmente hasta el tercer trimestre de 2011, han ido escalando puestos hasta convertirse en el tercer país de origen de la inversión extranjera desde 2008.

Los casos de Reino Unido, Alemania, Países Bajos o Panamá, no sorprenden en gran medida debido a que han sido países tradicionales como origen de la inversión extranjera directa en Canarias.

Desde el Gobierno se reconoce que las inversiones exteriores, que contribuyan al desarrollo económico y social de las Islas, deberían provenir de la introducción de nuevas tecnologías y de productos y servicios en ramas de actividad escasamente desarrolladas, como por ejemplo, la Zona Especial Canaria (ZEC) para estimular la captación de capitales externos.

Sin embargo, las cifras indican que el Archipiélago presenta una capacidad limitada para la atracción de inversiones extranjeras directas en ramas distintas a las tradicionales. De no cambiar esta tendencia, subraya el Gobierno regional, “la paulatina diversificación de la oferta productiva no va a repercutir de forma decisiva en el futuro crecimiento de la economía canaria debido a la alta dependencia del sector servicios, a una escasa capacidad innovadora en sectores tradicionales y a unas relativas bajas tasas de productiva en general”.

[apunte]

Los incentivos fiscales pasan inadvertidos

El Gobierno de Canarias, a través de la Sociedad Canaria de Fomento Económico (Proexca), desarrolla desde hace años una labor de impulso que contribuya a una mayor inversión extranjera las Islas. La misión esencial de esta empresa pública es mejorar la percepción de Canarias entre la comunidad de inversores, “incidiendo en una visión de las Islas como un lugar favorable para establecer iniciativas empresariales, resaltando sus ventajas competitivas y transmitiendo la idea de que las Islas no son solo un destino turístico de excelencia, sino que además, ofrece aspectos muy favorables como centros de negocios”.

Las empresas extranjeras que quieran invertir o instalarse en la Comunidad Autónoma también pueden acceder a una serie de ventajas fiscales. Las Islas disfrutan históricamente de un tratamiento económico y fiscal diferenciado y estable, al objeto de compensar el efecto de su insularidad y lejanía. Para ello cuentan con un Régimen Económico y Fiscal (REF) propio, Ley 19/1994 del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, supeditado a la legislación española y plenamente autorizado por la Unión Europea , que ahora se reformará para adaptarse a los nuevos escenarios económicos.

El REF contiene una serie de incentivos fiscales relativos al desarrollo de la actividad empresarial, entre los que destacan, la Zona Especial Canaria (ZEC), con la que se llega a tributar un 4% del impuesto sobre Sociedades (en lugar del 30% del Régimen General). La nueva dirección de la ZEC, presidida por Beatriz Barrera, ha comenzado a trabajar para que la Zona Especial Canaria pueda abrirse a toda Canarias y permita el paso no solo a las pequeñas y medianas empresas, sino también a las grandes compañías, con el objeto fundamental de generar una mayor actividad económica en Canarias.

Los últimos datos de movimiento de capital de 2011 indican que, con la crisis, ni siquiera los incentivos fiscales llaman a invertir en las islas.

[/apunte]