mali >

La junta militar golpista en Malí pide ayuda para hacer frente a la rebelión de los tuaregs

AGENCIAS | Bamako

El líder del Comité Nacional para el Restablecimiento de la Democracia y la Restauración del Estado (CNRDRE), la junta militar que se formó en Malí a partir del golpe de Estado del miércoles pasado, ha pedido ayuda internacional este viernes para hacer frente a la rebelión encabezada por los tuaregs en el norte del país africano, según informa Europa Press.

“Nuestro Ejército necesita la ayuda de los amigos de Malí para proteger a la población civil y la integridad territorial” del país, ha declarado el capitán Amadou Sanogo en una rueda de prensa en la capital, Bamako.

Los rebeldes armados tuaregs han entrado este viernes en la estratégica localidad de Kidal, después de que el Ejército abandonara uno de los dos campamentos de la zona, según han informado fuentes militares y diplomáticas a la agencia Reuters.

Los rebeldes del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), que se alzaron en armas el pasado mes de enero para crear un Estado independiente en el norte de Malí, han aprovechado el caos creado por el golpe de Estado militar –que fue justificado, precisamente, por la necesidad de poner fin a la revuelta tuareg– para lanzar ataques contra Kidal y otros dos centros regionales del norte.

Independentistas tuareg toman la ciudad de Kidal

El grupo independentista tuareg Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA) anunció hoy la conquista de la ciudad maliense de Kidal, en el norte del país, poco después de que militares reconocieran la pérdida de las bases militares de esta ciudad.

“La bandera de Azawad (norte de Mali) ha sido izada en todos los rincones de la ciudad de Kidal después de su completa liberación”, aseguró el MNLA en un breve comunicado difundido en su página web.

El anuncio del MNLA se produce después de que testigos y una fuente militar reconocieran a Efe que este grupo, que se levantó en armas en enero para exigir la autodeterminación del norte del país, se había hecho con el control de los dos cuarteles militares que el Ejército de Mali mantenía en la ciudad septentrional de Kidal.

Según dijo a Efe una fuente de la junta golpista que derrocó el pasado jueves al presidente Amadu Tumani Turé, las nuevas autoridades están preparando una respuesta militar contra el MNLA, que se levantó en armas en enero pasado para exigir la independencia del norte de Mali.

El Ejército de Liberación Nacional de Azawad (ELNA), el brazo armado del MNLA, lanzó anoche una ofensiva contra Kidal, capital de la provincia del mismo nombre y situada en el extremo noreste del país.

El MNLA es su página web asegura que sus combatientes controlan desde ayer los principales accesos a la ciudad y que el Ejército de Mali ha sufrido bajas materiales y humanas, aunque no da detalles.

Los independentistas tuareg ya controlan las ciudades de Tesalit y Aguelhoc en esta provincia, fronteriza con Argelia.
En la ciudad de Gao, capital de la provincia del mismo nombre y que limita al sur con Kidal, se ha organizado hoy una marcha de apoyo a los golpistas.

Según un funcionario del Gobierno contactado por Efe en esta ciudad, Musa Konaté, la gente expresó su temor por el avance de los independentistas tuareg.

El MNLA comenzó una rebelión el pasado 17 de enero para pedir la independencia de Azawad (el norte del país), una región aproximadamente del tamaño de Alemania y España juntas.

Desde entonces, los combatientes tuareg, a los que las autoridades acusan de contar con el apoyo de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), excombatientes del depuesto Muamar al Gadafi y traficantes de droga han ido ganado terreno al Ejército.
El conflicto, que ha causado alrededor de 200.000 refugiados y desplazados y numerosos muertos, aunque no existen cifras oficiales, también provocó un malestar en el seno del Ejército que acabó estallando en el golpe de estado protagonizado el pasado 22 de marzo.

Ese día un grupo de militares protagonizó una asonada precisamente en protesta por lo que consideraba una mala gestión del conflicto armado tuareg en el norte del país.

Este nuevo desarrollo del conflicto tuareg coincide con el ultimátum de 72 horas dado ayer por la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) a la junta militar golpista para que devuelva el poder al depuesto presidente.