CD Tenerife >

La solidez defensiva es la base del éxito

Los blanquiazules celebran una victoria esta temporada. / DA

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

El CD Tenerife es a estas alturas del campeonato el equipo que menos goles ha encajado en su grupo y el cuarto con menos tantos en contra de toda la Segunda División B. Ya con Antonio Calderón los números defensivos del equipo eran buenos, sin embargo con Andrés García Tébar son sobresalientes.

En ocho partidos que han sido dirigidos desde el banquillo por el preparador manchego, sus jugadores solo han encajado cuatro goles (ante Conquense, Albacete, Montañeros y Real Madrid Castilla) y en otros tantos, el grupo logró mantener su portería a cero (ante Coruxo, Getafe B, La Roda y Rayo Vallecano B).

Los jugadores celebran la notable mejoría que han experimentado desde el mes de enero hasta ahora. “Desde que llegó el míster, se nos inculcó el tema defensivo con bastante insistencia. Creo que ahora mismo el Tenerife, en el plano colectivo, es el equipo más sólido en defensa que hay. Luego tenemos arriba gente con mucha calidad que va a hacer que ganemos muchos partidos. Sin embargo estamos muy contentos de dejar en bastantes partidos la portería a cero”, asegura Raúl Llorente.

Los delanteros también respiran tranquilos sabiendo que atrás hay seguridad y firmeza. “Somos un equipo que realiza muchas ayudas y corremos más. Al final eso se ve reflejado en que somos el equipo menos goleado de la categoría”, presume Luismi Loro.

Mientras tanto, Sergio Aragoneses sigue siendo el portero que menos goles encaja. El gallego es el Zamora de la categoría con un promedio de 0,74 goles encajados por partido. “El domingo apenas pasamos apuros debido a que el equipo defensivamente está muy bien”, asegura el meta.

También el centro del campo colabora para lograr que su meta no sea perforada, tal y como les ha enseñado el preparador. “Cuando Andrés García Tébar llegó nos dijo que el trabajo defensivo lo teníamos que mejorar bastante. Creo que ahora estamos mucho mejor y la solidaridad del equipo se ve en cada jugador. Todo el mundo corre, aprieta y está involucrado. Esa es la base para conseguir el objetivo”, asegura Zazo al respecto.

Parece claro, por tanto, que la base para conseguir el objetivo reside en la solidez defensiva que el grupo está demostrando.