educación >

La ULL demanda más “compromiso y motivación” de su Consejo Social

FRAN DOMÍNGUEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de La Laguna (ULL) reclamó ayer la necesidad de reestructurar y realizar cambios en el funcionamiento del Consejo Social de esta institución. En un almuerzo con representantes de los medios de comunicación de la Isla, los portavoces de este colectivo pusieron de relieve que el Consejo Social debe desempeñar un papel más activo y práctico en su labor de enlace entre la universidad y la sociedad. El Consejo Social de la ULL está formado por 28 miembros, seis en representación de la comunidad universitaria y 22 en representación de diversos ámbitos sociales y económicos, entre ellos vocales designados por el Gobierno de Canarias, Parlamento regional, cabildos, organizaciones sindicales, asociaciones empresariales, colegios profesionales, etcétera.

Sólo el 50% de los miembros

El secretario de la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de La Laguna (ULL), Alberto Brito, comentó que a las sesiones del plenario y a las comisiones del Consejo Social acuden alrededor “del 50%” de sus miembros, un aspecto que ahonda en la idea de que se debe hacer una reorientación del funcionamiento y “una revisión de su estructura”. En este sentido, la Asociación de Antiguos Alumnos demanda su participación en las comisiones del órgano.

El rector de la ULL, Eduardo Doménech, miembro nato del Consejo Social, opinó que no resulta necesario un cambio en la estructura del Consejo Social, pero sí consideró que tiene que existir un “mayor compromiso y motivación” de algunos de sus componentes. El rector, presente también ayer en el encuentro con los periodistas, subrayó que el funcionamiento del Consejo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) es prácticamente idéntico al de la ULL; sin embargo, precisó que allí se ha constatado “una mayor implicación”.

También se habló de la cancelación de la financiación adicional por parte del Ministerio de Educación (cuatro millones de euros) para el Campus Atlántico Tricontinental, la iniciativa conjunta de las dos universidades públicas canarias. Doménech recordó que se ha solicitado la ayuda económica del Ejecutivo autonómico, si bien la única institución del mismo que se ha pronunciado al respecto ha sido la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (Aciisi), que se ha comprometido a estudiar la financiación total y parcial del proyecto más afectado en esta fase del Campus (el Centro de Neurociencias del Atlántico-Casa Amarilla).

Sobre el proceso contra alumnos del grupo estudiantil AMEC que acusaron al equipo decanal de la Facultad de Psicología la tramitación “negligente” de becas, Doménech dijo que aún se está en fase de alegaciones, y que la instrucción podría concluir en “dos semanas”.