Vértigo>

Lo grande de ‘Tecnológica’>José Carlos Alberto Pérez-Andreu*

El Teatro Guimerá, a reventar (el pasado jueves) en una jornada en torno a la sociedad del conocimiento y la innovación, ha puesto de manifiesto que Santa Cruz, cuando se lo propone, puede ser punto de referencia de lo que le venga en gana. Con un lujoso elenco de ponentes, y un entregado público multigeneracional, se celebraba la segunda edición de Tecnológica. Mientras algunos reputados gurús de las nuevas tecnologías daban a conocer sus más que destacables experiencias, multitud de tabletas, ordenadores y teléfonos móviles creaban un microcosmos similar a la vía láctea en la silenciosa oscuridad que abrazaba el recinto. Si hay un lugar donde las nuevas formas y retos de comunicar, indistintamente del fin que pretendan, son fundamentales: ese lugar es Canarias.

Lo grande de Tecnológica no es sólo que predisponga a casi mil personas a comunicarse entre sí, lo realmente majestuoso es que se empiece a conocer en un mundo sin fronteras (como es el de la red) que Santa Cruz de Tenerife está presente y que tiene algo que decir. Es difícil, pero pasear por la capital y por nuestra Isla a verdaderos cracks de todo este gran mundo emergente, es una gran idea de cara a que estos invitados promocionen nuestras virtudes hacia el infinito. Y es que, si hay una cosa casi inmedible, es hasta cuantas almas se puede llegar a través de un click en las redes sociales e Internet. Las Islas Canarias, de las que Santa Cruz debería convertirse en referente tecnológico, tienen excelentes profesionales de social media desperdigados por todos los lugares del planeta. Un cóctel perfecto para proponerse la próxima edición sería fusionar, en un encuentro común, el conocimiento que podamos recavar trayendo expertos de fuera, con el de nuestra propia gente, allá donde esta se encuentre. Citarse a uno mismo es de pésima educación, pero permítanme por penúltima vez la ordinariez.

Desde la Cadena COPE hemos puesto en marcha un proyecto pionero en esta tierra llamado La Linterna 2.0, que tiene la complicada tarea de compatibilizar el mundo más cotidiano con el mundo on line; y en el debut del pasado viernes entrevistábamos al artífice de toda esta apuesta por un Santa Cruz de presente y de futuro, que no es otro que Julio Pérez. Hombre ágil y con olfato donde los haya, además de con la inusual cualidad de saber delegar en quien encuentra capacitado. Capitaneando la Sociedad de Desarrollo, motor de la sociedad del conocimiento en Santa Cruz, Julio Pérez no es nada complaciente consigo mismo, y se traza el reto de superar en numerosos matices la reciente convocatoria. Los profesionales que me acompañan cada viernes en La Linterna 2.0, (tras testar el ambiente) me hacen partícipe de la gran predisposición de propios y extraños en la red, de cara a participar y dinamizar de la mejor manera la próxima cita. Estas pequeñas grandes cosas son las que van demostrando que Santa Cruz, no está muerto. Y cuando hay que dar, se da; pero cuando hay que reconocer, se reconoce. Enhorabuena.

*josecarlosalberto@gmail.com
Twitter@jc_alberto