imágenes con historia >

Lo que queda en Santa Cruz del antiguo paseo de Los Coches

Rambla de Pulido a principios del siglo XX.- Foto: cedida por la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía de Canarias (FEDAC).- Autor: anónimo

AGUSTÍN M. GONZÁLEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Muchos pueblos han nacido en medio de un camino, a los lados de una carretera o en un cruce de senderos. No es el caso de Santa Cruz. La capital tinerfeña está emplazada en el lugar costero de Añazo donde el 3 de mayo de 1494 desembarcó el Adelantado Fernández de Lugo. Pero un antiguo camino santacrucero tiene tanta historia y tanta importancia que ha marcado la fisonomía y hasta la idiosincrasia de la ciudad. Se trata del antiguo paseo de Los Coches, una vía que con el paso del tiempo se transformó en la actual, emblemática y atractiva Rambla de Santa Cruz, una arteria que es la espina dorsal de la capital y sobre la que, de una u otra forma, a la sombra del hermoso arbolado que la embellece, gira la vida de todos los santacruceros.

Cuenta el cronista oficial Luis Cola Benítez que en 1661 llegó a la Isla un nuevo capitán general, Gerónimo de Benavente, quien se trajo el primer coche de caballos del que se tiene noticia. Como por ese entonces no existían ni caminos ni calles en condiciones para el tránsito de tan novedosos medio de transporte, el general hizo arreglar un tramo de la incipiente vía de ronda hacia el norte de la población, para poder pasear con su carruaje. Así nació el primer tramo del que comenzó a denominarse paseo de Los Coches y que con el desarrollo de la ciudad fue prolongándose hacia el sur.

A mediados del siglo XVIII el camino ya había alcanzado más o menos su trazado definitivo. Entre huertas y eriales, estrecho y polvoriento, el paseo de Los Coches ya llegaba hasta los Cuatro Caminos -plaza de La Paz-, enlazando con el acceso hacia el interior por el puente Zurita. En 1873 el Ayuntamiento acordó la alineación del camino desde la carretera de La Laguna hasta la calle Los Campos. En 1898 ya disponía de espacio suficiente para que el batallón de la Reserva hiciera allí sus ejercicios de instrucción. A partir de 1910 forma una sola vía con el paseo de Isabel II. Es en este momento cuando las Ramblas se estructuran tal y como hoy las conocemos. En 1917 se inauguró la Rambla 11 de Febrero. Después de 1936 toda la vía pasó a denominarse avenida General Franco.

El último tramo se culminó sobre 1950. Para el historiador Luis Cola Benítez, lo “más acertado, entrañable y evocador sería recordar la historia y respetar su nombre original: paseo de los Coches”.