santa cruz >

Los comercios de San Andrés pierden la mitad de ingresos

Los empresarios de San Andrés se quejan de los perjuicios por el retraso de las obras. / FRAN PALLERO

JESSICA MORENO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Los comerciantes del pueblo de San Andrés, en la capital tinerfeña, aún tienen en su memoria no solo los efectos del oleaje sufrido en la zona a finales del pasado mes de agosto, sino que aún están sufriendo en sus ingresos las consecuencias de este suceso y las posteriores obras de mejora. Tras los daños ocasionados por la subida del mar, que obligó a los negocios de la avenida marítima a estar cerrados durante un tiempo, tanto la Demarcación Provincial de Costas como el Ayuntamiento decidieron llevar a cabo una actuación en la zona para evitar que el mar volviera a inundar el barrio.

Desde el mes de septiembre que se iniciaron los trabajos, hasta la fecha, los comerciantes llevan sufriendo un descenso de la clientela y, por tanto, de sus ingresos, que cifran en torno a un 50%. Así lo explicaron a este medio los propietarios de la marisquería Ramón, Ramón y Óscar Plasencia, y la dueña de la hamburguesería San Andrés, Sandra Armeño. Una de las peticiones del comercio de todo el pueblo es que los trabajos de mejora y rehabilitación del paseo estén concluidos antes de verano. “Nosotros ya damos por perdida la campaña de Semana Santa, pero pedimos que esto esté listo para el verano”, afirmó Ramón Plasencia. De lo contrario, se plantea reducir personal y, en última instancia, el cierre del establecimiento.

Hasta la fecha se han llevado a cabo los trabajos correspondientes a Costas; esto es, el refuerzo de la escollera, lo cual fue culminado el viernes pasado. Según explican los propietarios de los comercios, durante esta semana las obras han estado paradas y falta que el Consistorio capitalino ejecute la mejora de la vía y de la zona peatonal, además de la reposición del mobiliario urbano y mejora del alumbrado.

Según indican, la falta de aparcamiento en el pueblo -que se suma, además, al cierre de parte del estacionamiento de la playa de Las Teresitas-, la escasa iluminación de noche, la falta de bancos para sentarse o el cierre de dos carriles, son algunos de los factores que han hecho mermar la visita de vecinos y turistas a la zona. Además, temen que con la llegada del buen tiempo se sume, también, los atascos de vehículos que intenten acceder a la playa. Por todo ello, piden más celeridad en la finalización de los trabajos y proponen realizar en la zona actividades de ocio para dinamizar el comercio local.