debate del estado de la nacionalidad > el primero de la VIII legislatura

Los grupos ponen nota al Gobierno

Imagen de archivo de Paulino Rivero, presidente del Gobierno autonómico, en el Parlamento de Canarias, en la capital tinerfeña. / EFE

YAZMINA ROZAS | Santa Cruz de Tenerife

Los grupos parlamentarios examinarán al Gobierno de Canarias durante los dos días del primer debate del estado de la nacionalidad de la VIII legislatura, que comenzará mañana. Los dos grupos de la oposición, el Partido Popular (PP) y el grupo mixto de Nueva Canarias (NC) y el Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), intervendrán en la primera jornada. Al día siguiente miércoles será el turno de nacionalistas y socialistas, a quienes toca arropar a su Ejecutivo.

Se trata de un debate marcado por el primer pacto de gobierno entre nacionalistas y socialistas en 19 años, la crisis económica y las relaciones con el Estado. Estrena además nuevo formato.

Mientras los populares piden al Gobierno de Rivero que se sume a las reformas del Estado, el grupo mixto califica su gestión de “débil”, los socialistas alaban el trabajo hecho hasta ahora y los nacionalistas optan por no pronunciarse.

El portavoz adjunto del grupo parlamentario popular, Asier Antona, pidió un debate “real”, en el que se dibuje un “panorama certero” de la situación actual de las Islas.

Antona solicitó al Gobierno que acometa las reformas necesarias de ajuste del gasto y de la Administración pública para que sea más “eficaz y competitiva”. Reclamó un Ejecutivo canario que genere confianza y apoye a las pymes, emprendedores e inversores, que son “los que al final” reactivan la economía y generan empleo. Antona exigió además que se ponga “manos a las obras” para tener una educación más competitiva y de mayor calidad.

El diputado de la oposición afirmó que el gabinete de Paulino Rivero tiene que enderezar su rumbo y tener un proyecto “serio y real” para Canarias. “Y también pedimos un Gobierno que tenga liderazgo para afrontar las reformas y las medidas que necesita esa Canarias real que va a dibujar el PP en el próximo debate de la nacionalidad”, añadió.

Asier Antona argumentó que los datos objetivos del Archipiélago demuestran que el Gobierno de nacionalistas y socialistas está instalado “en la apatía, en la falta de iniciativas, proyecto y liderazgo”.

A lo que añadió que, en vez de “afrontar, asumir y dar respuesta” a las preocupaciones de los ciudadanos, el Ejecutivo canario está poniendo “cortinas de humo, desviando la atención con falsos debates” e instalándose en el enfrentamiento “permanente” con el Estado, apuntó Asier Antona.

El portavoz adjunto del PP en el Parlamento pidió al Gobierno de CC-CCN-PNC que se asocie a los proyectos y reformas del Estado, “a los que se han sumado otras comunidades, no solo gobernadas por el PP, y otras fuerzas políticas”, apuntó.

Antona recalcó que “no podemos seguir permitiendo” que la comunidad esté instalada “en el pleito y el enfrentamiento constante” con el Estado.

“Y sin afrontar las principales preocupaciones de los ciudadanos, y que son única y exclusivamente competencia del Gobierno de Canarias”, añadió el portavoz adjunto.

[apunte]

NC pide restituir la relación con Rajoy

El portavoz del grupo mixto, Román Rodríguez, afirmó que el debate está marcado por una “quiebra clara” en las relaciones entre el Gobierno de Canarias y el Estado, que “no parece que vaya a amainar a corto plazo”. El diputado abogó por “restituir las relaciones” con el Ejecutivo central porque, sostuvo, “no es buena esta confrontación sistemática en asuntos diversos”.

Rodríguez indicó que espera que el encuentro entre el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, y el de Canarias, Paulino Rivero, sirva de “punto de inflexión para generar nuevos espacios de encuentro, de sosiego y de acuerdos”.

Apuntó, sin embargo, que esta reunión debería haberse producido ya porque Canarias es la comunidad con mayor tasa de paro y mantiene “algunos contenciosos importantes” con el Estado. “No me parece razonable que no haya recibido al presidente canario”, insistió.

El portavoz del grupo mixto calificó al Gobierno de Paulino Rivero de “estable”, aunque también afirmó que es “débil, con poca fuerza, con liderazgos muy limitados y con respuestas muy tímidas a los grandes problemas”. “Es un Gobierno flojo”, insistió.

Román Rodríguez señaló que, en el debate de la nacionalidad, su grupo reflexionará sobre el deterioro de los servicios públicos y del bienestar de los canarios. Argumentó que la sanidad ha perdido, en los últimos años, 470 millones en las Islas y la educación otros 200. “Los servicios básicos no resisten más recortes, el deterioro es galopante”, apuntó.

El diputado explicó que reclamará, en el Parlamento, políticas de estímulo a la economía y de ayuda a los sectores más vulnerables de la sociedad, así como la reforma estatutaria y del sistema electoral. “Estamos en una etapa de concreciones y respuestas operativas”, señaló.

[/apunte]

El PSC, en el centro

La presidenta del grupo parlamentario socialista, Lola Padrón, afirmó que el PSC tiene un papel “central” porque, apuntó, “somos el elemento de cambio en la gestión del Gobierno en 20 años”. “Todos los demás debates han sido con el mismo Gobierno, éste no”, añadió. La socialista señaló que su grupo va a llevar un planteamiento “absolutamente constructivo” e indicó que espera que “enganche y sea creíble” para la ciudadanía. Indicó que los canarios deben percibir que tienen un Parlamento que se “ocupa” de los problemas que a ellos les interesa.

Padrón indicó que, desde su punto de vista, el encuentro debe girar en torno al desempleo en las Islas y sobre cómo resolver este problema, así como en las medidas que se están poniendo en marcha para que el ciudadano no caiga en la marginalidad social. Un debate que se enmarca, expresó la misma fuente, en las actuaciones planteadas por el Estado, que “no entiende la postura de Canarias en la crisis”. La diputada socialista señaló que la Comunidad Autónoma de Canarias “ha dado pasos hacia delante”en la lucha contra el desempleo, en planificación energética y en mantener los derechos básicos.