EMPLEO >

Los jóvenes acuden a la llamada laboral que hace Europa

Las entrevistas con los consejeros de Eures se celebraron en la sede del CEAD Mercedes Pinto. / J. G.

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Cerca de 250 canarios acudieron ayer a la llamada del Servicio Europeo de Empleo (Eures) para trabajar en algunos de los países miembros de la Unión. La jornada, que se celebró en el Centro de Estudios a Distancia (CEAD) Mercedes Pinto de Santa Cruz, pretendía reclutar a candidatos con perfiles profesionales muy concretos, con dominio del inglés y, en algunos casos, del alemán.

Según explicó el consejero de la red Eures en Las Palmas, Daniel Bellón, “no se encuentra trabajo si no eres capaz de hacer una entrevista en otro idioma”. Los mercados laborales que acudieron a esta convocatoria fueron Alemania, Reino Unido, Noruega, Suecia y Austria, cuyos consejeros mantuvieron entrevistas con todos los aspirantes. “Se trata de países con una tasa de paro muy lejana a la canaria, entre el 2,8% y el 8%; de ahí que reclamen perfiles tan cualificados”, explicó Bellón.

Los puestos para los que se demandan trabajadores en estos países son, fundamentalmente, ingenieros, expertos mecánicos, ayudantes de cocina, camareros de piso, informáticos, mecánicos de automoción, chef y expertos en mantenimiento de vehículos pesados. Reino Unido, muy preocupado por su alta tasa de paro (8%), solo busca enfermeras.

Las condiciones laborales que se ofrecen a los aspirantes son, por otro lado, envidiables. En el caso de Suecia, el consejero de la red Eures en este país explicó que “hay mucha demanda de ingenieros. Solo Volvo pide 1.000. Lo único que demandan es experiencia laboral y dominio del inglés y alemán. Este tipo de empleo no es atractivo en Suecia que tiene unos 600 titulados anuales. Las empresas suecas”, prosiguió, “vienen a Canarias porque hay muy buenos profesionales en este sector”. Este tipo de empleo está remunerado con 3.300 euros al mes brutos, cifra que tras el primer año puede aumentar a los 5.000.

Este trabajo le vendría como anillo al dedo a Eduardo, un joven de 26 años que acaba de terminar ingeniería y que, en la actualidad, estudia un máster en renovables, “aunque ahora sin las primas, el futuro lo veo negro”. Eduardo tiene un nivel alto de inglés y asegura que ha trabajado en algunas empresas, pero sin contrato. “Yo lo que quiero es empezar a trabajar, aunque sea por 300 euros. Hace 4 o 5 años los ingenieros elegíamos entre varias ofertas cuando acabábamos la carrera”.

La situación de Eduardo es distinta de la de Yolanda y Alejandro, de 25 y 29 años, respectivamente. Ella licenciada en empresariales y él con el bachillerato terminado buscan en Inglaterra una oportunidad para aprender el idioma. No cumplen el perfil reclamado pero “podemos trabajar en cualquier cosa”. Nicolás, de 32 años, y Eduardo, de 24 años, estudian dirección de cocina en el Hotel Escuela y buscan en Noruega una nueva experiencia. “Nos dicen que buscan cocineros con experiencia en cocina mediterránea y no tanto que sepan inglés. Nosotros no tenemos tantos problemas para encontrar trabajo, pero sí queremos tener más experiencia”.

El año pasado unos 325 canarios consiguieron un contrato en Europa a través de Eures. Para esta convocatoria ya hay unas 70 entrevistas profesionales programas, a las que se sumarán los que acudan cumpliendo el perfil, pero sin cita.