... y no es broma > Conrado Flores

Manual de pedagogía del adolescente > Conrado Flores

No hace ni un mes que el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Úbeda (Jaén) decretó poner en libertad a un padre que decidió castigar a su hija de 16 años sin salir de casa. Se le imputa un presunto delito de detención ilegal después de que la menor lo denunciara ante la Guardia Civil. Según ha manifestado el detenido, impuso este castigo a su hija debido a su comportamiento rebelde, como lo haría cualquier otro padre. La madre de la joven, que respaldó esta decisión y no se impuso al castigo, ha pasado a ser supuesta colaboradora en el delito. Por este motivo, la menor fue internada en un centro tutelado por la Junta de Andalucía.

Pobre muchacha, castigada sin salir de casa. No quiero imaginarme el calvario que supuso para ella no poder salir por ahí aquella tarde, cuando ya habría quedado con los colegas por el WhatsApp para verse en la placita o en el Burguer King. Qué duro es tener unos padres que te tratan como una niña cuando tienes 16 años, como si fueras incapaz de tomar decisiones propias, como la de salir y entrar por casa a la hora que te dé la gana.

Los padres de hoy son cada vez más insensibles y dictatoriales. Les exigen a sus hijos que hagan cosas tan ridículas como comer todos juntos en la misma mesa, acostarse temprano, hacer la tarea del instituto, no chatear por la Blackberry mientras dialogan con ellos o recoger su cuarto. Algunos hasta les castigan sin salir de casa. Si esto sigue así cualquier día les van a pedir a sus hijos adolescentes que recojan la mesa o que se hagan ellos mismos el desayuno.

Menos mal que tenemos las leyes y a las consejerías de asuntos sociales para poner un poco de cordura. Porque los padres y las madres, con su forma de pensar retrógrada y antipedagógica, están causando un grave daño moral a sus hijos con sus obsoletos principios de autoridad. Los jóvenes de 16 años tienen que desarrollarse y expresarse con plena libertad, en un entorno social y familiar que no los asfixie, y con unos márgenes de autonomía cada vez más amplios. Un buen padre es el que satisface dos las necesidades más importantes del menor actual: el móvil y la moto. Tú sólo pon la cartera y entiéndelo: tu hijo está en una fase muy complicada.

Hace pocos días, la joven se fugó de su centro de acogida y fue encontrada por la Guardia Civil dentro de un coche junto a dos varones adultos y otra menor. Seguro que iban a la biblioteca.