LA ÚLTIMA (COLUMNA) >

Materia prima > Jorge Bethencourt

Creí que el Gobierno de Canarias decía “gratis no” al asunto del petróleo. Me equivoqué. Con la foto de Greenpeace, Paulino Rivero ha firmado públicamente un “no, a ningún precio”. La respuesta de José Manuel Soria -concediendo una explosiva entrevista a la SER en Canarias- es que decidió robarle protagonismo al debate político en el Parlamento de Canarias. Y lo logró. No hay quien rentabilice las ausencias como el ministro.

¿Cuáles son las claves de todo esto? Política. Poder. Nada que tenga que ver directamente con nuestros bolsillos. Soria quiere elevar la temperatura del congreso del PSC, por eso volvió a ofrecer un pacto a los socialistas para poner en el banquillo a los nacionalistas. Rivero necesita contar con los votos de Lanzarote y Fuerteventura en el congreso de CC, por eso el petróleo no es negociable. Y los socialistas están divididos entre los que quieren gobernar con los nacionalistas contra el PP y los que están en lista de espera para gobernar con quien sea contra Coalición.

El enfrentamiento Canarias-Madrid está empujando a Coalición hacia una radicalización del discurso que deja espacio para el PP en el semillero de votos de una burguesía que no quiere aventuras. Al PSOE le pican los sobacos en silencio. Y los Presupuestos Generales del Estado traerán más malas noticias para un Gobierno al que le van a secar todas las fuentes posibles, para que sólo le quepa administrar la escasez. La general del país y la especial de una tierra que apostó por vivir de la manutención.

Como ya no les queda otra, las administraciones públicas van a empezar a recortar empleo público. Más gente cabreada. Más paro. Y, en paralelo, seguirán exprimiendo a las clases medias, a las rentas de los trabajadores, autónomos y pymes, para mantener lo que queda de la fiesta. Sólo la deuda de las comunidades autónomas creció en 80.000 millones de euros del 2007 al 2011. ¡Pero si estábamos en crisis! Nosotros sí. La sensación es que somos como las figuritas de playmobil con las que juegan los hombres y mujeres llamados a embarrancar nuestro destino. El petróleo no nos hará ricos. Lo que hace prosperar a un pueblo es que afloren otro tipo de recursos como la inteligencia, el esfuerzo, la responsabilidad y la colaboración. Pero ya saben ustedes, lo habrán leído, y si no mal hecho, que Canarias es una tierra con escasez de materias primas. Irónico, teniendo en cuenta que cuenta con dos milllones ciento y pico mil primos y primas.

Twitter@JLBethencourt