principia >

Menos desalación, más extracción

Las galerías son el método tradicional de extracción de agua en Canarias. / JAVIER GANIVET

VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

Canarias es líder en tecnología aplicada al agua. Lleva dos siglos viviendo de extraer el líquido elemento del interior de la tierra y solo unas décadas con nuevos modos, como la desalación. La Fundación Emmasa celebra esta semana el Día Mundial del Agua con un ciclo de conferencias. En la tarde de hoy, el profesor titular de la Escuela Técnica de Ingenieros de Obras Públicas de la Universidad de La Laguna (ULL) Carlos Soler Liceras defenderá la extracción como el método más idóneo y barato para aplicar en Canarias. El también director del Plan Hidrológico de La Gomera y de los avances de los de La Palma y El Hierro, recuerda que hay cuatro métodos para obtener agua: captando las superficiales, perforando el subsuelo para obtener subterráneas, reutilizando las depuradas o desalando las del mar. “Canarias es un auténtico laboratorio para exportar tecnología de captación de agua subterránea y ya lo ha hecho en el caso de Cabo Verde, en el Caribe y en las Galápagos”, asegura y lamenta que la “tecnología de galerías y pozos se está perdiendo porque ya cinco de las siete islas se ha decantado por la desalación como método principal para obtener agua”. Este técnico concluye que es una mala política pues la desalación consume grandes cantidades de energía fósil, emite contaminación en forma de salmueras, necesita un mayor mantenimiento y los costes generales son superiores a los de la obtención de aguas subterráneas. Pues es “la solución más barata, segura, sostenible y con menos impacto en las Islas donde se puede sacar agua subterránea que es es en las cuatro de esta provincia”, remarca.

Hablando de costes, la construcción de una planta desaladora y la infraestructura de una galería es similar en un inicio pero, “a partir de ese momento, el coste de producción del agua desalada es de entre 0,40 céntimos y un euro por metro cúbico -en función del método que se utilice- mientras que en una una galería es nulo pues el agua sale por un tubo sin mayor intervención”. Otro coste es la distribución que en el caso de la desalada tiene que elevarse y la de galerías normalmente baja, lo que es más económico.

Ante esta comparativa… la pregunta es ¿por qué se sigue insistiendo en la desalación como principal método en las Islas? El profesor responde que por comodidad porque “buscar agua y extraerla es complejo” pero insiste en que la apuesta actual no es la mejor.