reforma laboral >

Montoro acusa al PSOE de concebir el Estado como un “nido” de “enchufismos” y “corruptelas”

EFE | Madrid

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha acusado al PSOE de tener una concepción del Estado que lo transforma en un “nido” de “enchufismos varios” y de “corruptelas”, y ha asegurado que la tarea de su Gobierno es “dignificar” la función pública.

En una interpelación en el Congreso de los Diputados, el ministro ha defendido un servicio público “eficiente y eficaz” financiado con ingresos recurrentes que vengan de su propia actividad económica y no de la deuda y el déficit público.

“Valoramos y potenciamos la función de un estado eficiente y eficaz, no un estado como el que ustedes conciben, que lleva a enchufismos varios en el que se contrata a personas cuyos empleos después no pueden pagarse”, ha espetado Montoro al grupo socialista, autor de la iniciativa.

A su juicio lo que “no es admisible” es que en los años de la crisis se hayan destruido 3 millones de empleos, mientras se incrementaba la plantilla pública en 300.000 puestos.

En su turno la diputada socialista y portavoz de Administraciones Públicas, Meritxell Batet, ha preguntado al ministro si el caso de los 42 bomberos despedidos en la diputación de Albacete se debe también a que son corruptos o no ofrecen un servicio necesario.

Montoro ha respondido recordando que el candidato socialista a las elecciones, Alfredo Pérez Rubalcaba, proponía eliminar directamente las diputaciones, lo que hubiese conllevado la extinción de todos sus empleos.

Ha añadido sobre este caso que el Gobierno “no está en condiciones” de medir las plantillas de todas las administraciones públicas, y ha subrayado que a ellas les corresponde tomar las decisiones sobre cómo se dimensionan sus plantillas.

Batet ha acusado a Montoro de “pretender confrontar a los trabajadores del sector público y del sector privado”, e incluso “a los que tienen trabajo con los que no lo tienen”, una actitud “irresponsable, populista y antidemocrática”, ha dicho.

A su juicio “hacer una correlación entre lo público y el despilfarro y la corrupción” sólo puede tener como fin “privatizar y externalizar” determinados servicios públicos.

También le ha recordado que la reforma laboral convierte el despido en la “única medida que pueden usar las Administraciones Públicas”, prohibiendo explícitamente la suspensión temporal de empleo o la reducción de jornada como alternativa.

Pero Montoro ha asegurado que lo que intenta el Gobierno es acometer una “modernización de las relaciones laborales que en absoluto debe atemorizar” a los empleados públicos.